Cortesía Blog Artistas de la Construcción

Se alzan las voces en solicitud de brindarle un uso social al edificio Doña Margat, popularmente conocido como el hotel de la coca.

Un funcionario de la alcaldía de Tucupita que pidió no ser identificado, señaló a este medio que las habitaciones se encuentran en perfecto estado, “calculo que tiene unas 50, todas con piso de granito y baños internos, no es mucho lo que hay que hacer para convertirlas en un alojamiento digno, con algunos arreglos el espacio pudo haber servido de refugio para los damnificados, es una lástima que lo dejen perder”.

Para uno de los vecinos de la construcción, habilitándolo podría realizarse una importante labor de profilaxis social, “es una cueva de drogadictos y rateros, nos quitarían un peso de encima, y reducirían los espacios a merced del hampa”.

El que habría de ser el hotel de mayor lujo del estado, tiene hasta una piscina cubierta por la maleza.

Uno de los alegatos del gobierno regional es que su rescate sería muy costoso. Un contratista que recibió la instrucción de estimar un aproximado de lo que valdría habilitarlo nos comentó “es un hueso, es preferible tumbarlo y hacerlo de nuevo que repararlo, yo recomendé que olvidaran invertir en él, para mí no vale la pena”.

Sin embargo, un integrante del ejecutivo regional vinculado al área de obras civiles lo ve de forma distinta, “se lo pondría en las manos a Barrio Nuevo Barrio Tricolor para una primera etapa de su rescate, luego se transaría con representantes de familias que no tengan vivienda poniendo sobre la mesa reglas claras y convenimientos formalizados jurídicamente, de seguro no habría problema, ningún obstáculo está por encima de la voluntad de las personas”.

“Cuando tembló ni siquiera se resquebrajaron las paredes, lo que da idea de la calidad de la construcción, por tanto no hay excusas», cerró el funcionario.

Loading...