Planta medicinal warao: Onoto (mobosimo/bumosimo)

Tomado del libro: Dau Yarokota (Plantas medicinales Warao) Werner Wilbert | Fundación La Salle

1.- ¿Dónde crece la planta?

El Onoto se da en el bosque como un arbusto en los claros que dejan los arboles al caer, o también en las orillas de los ríos. Puede ser también cultivado y plantado en lugares abiertos en los alrededores de las viviendas y en los conucos de los Warao. Desde tiempos muy antiguos los Warao usan el onoto como remedio.

Tradicionalmente, el Onoto lo empleaban para curar a las personas que tienen dificultad para orinar. A esta enfermedad los criollos le dan el nombre de anuria. Los Warao también usan el onoto para tratar algunos síntomas de sarampión. Al igual que en tiempos antiguos, muchos Warao mueren a causa de esta enfermedad.

2.- ¿Quién recolecta los ingredientes?

La preparación del remedio de Onoto la realiza una hierbatera con ayuda de sus asistentes, generalmente sus hijas.

3.- ¿Qué partes de la planta se usan para hacer los remedios?

Para tratar la anuria, las hojas de Onoto se recogen al amanecer y del lado este del arbusto. Para tratar el sarampión, se necesitan las semillas de Onoto, aceite de coco, una fruta de carapo y el gusano de moriche.

4.- ¿Qué se necesita para preparar los remedios?

Para preparar el remedio contra la anuria se requiere una paila de dos o tres litros, agua de rio, un pedazo de tela para filtrar y fuego.

Para preparar el remedio contra el sarampión, se necesitan un pilón y un cuchillo.

5.- ¿Cómo se preparan los remedios?

Remedio 1: el remedio para tratar la anuria se prepara colocando las hojas de Onoto en una paila con varios litros de agua, dejándolas hervir durante una media hora. Después se retira del fuego y se deja entibiar. En este punto, se cuela y queda listo para dárselos al enfermo.

Remedio 2: la preparación el remedio para tratar el sarampión comienza por sacar el aceite de coco y el aceite de carapa. La fruta de estos dos árboles se machacan con un pilón, bien sea en una tabla o en una paila. Cuando se hierve, el material machacado desprende un aceite que flota sobre la superficie del agua, de donde se puede recoger fácilmente. Inmediatamente, se añade la grasa del gusano de moriche. Hay que recoger unas doce cucharadas de aceite. Después se abre la fruta de onoto y se sacan las semillas. Estas se aplastan con el dedo índice en la palma de la mano. A estas semillas aplastadas se les añaden algunas gotas del aceite preparado, formándose un ungüento listo para ser aplicado.

6.- ¿Cómo se usan los remedios?

Remedio 1: el diurético preparado por la hierbatera se aplica en forma de baño. El líquido tibio se extiende sobre la parte inferior del abdomen del enfermo, una o dos veces al día. El warao cree que las dificultades para orinar se originan por una larga exposición al viento y a la lluvia. Se espera que el líquido tibio del remedio relaje los músculos para permitir al enfermo orinar normalmente.

Remedio 2: el sarampión se atribuye a un poderoso espíritu, hebu boroboro. No se espera que el tratamiento cure la enfermedad, solo un chamán wisiratu, según su creencia, puede hacerlo.

El tratamiento para el sarampión se aplica con un ungüento que se fricciona por todo el cuerpo del enfermo. Cubre la parte brotada y tiene un efecto refrescante. Los warao piensan lo mismo de las llagas que salen en la boca y en la piel, tratándoles igualmente.

Compartir contenido