Fotos cortesía: Yohel Moreno (Solo Deportes) | Coord. Audiovisuales de la Alcaldía de Tucupita

La alcaldesa de Tucupita, ha demostrado ser bastante terca y hasta ahora le ha funcionado.

También es cierto que está comenzando. Vulgarmente hablando, solemos decir “escoba nueva, barre bien”.

A contracorriente de quienes le decían que era mejor sellar la alberca de la plaza Bolívar y convertirla en un frondoso jardín, se empeñó en revivir la fuente.

Con el apoyo de la Misión Venezuela Bella, consideró que no era tarea imposible y le daría realce a la casa del Libertador de la Patria Simón Bolívar, que para eso son las fuentes, para resaltar la importancia de algunos espacios públicos.

Prevalida del concepto de que “plaza central sin fuente, no es plaza“, ordenó embarcarse en su reparación y 8 años después resurge de nuevo.

La vista es espectacular al reponer los efectos de iluminación y remodelar el fondo, postergando la inauguración formal para la próxima semana, sin embargo, ya funciona.

Ahora bien, en tiempos de carencia del “hydro” y ante la presencia permanente de vagos que se pasean por los predios de la plaza, es menester que tenga vigilancia permanente, no sea que se convierta en una poza pública o el basurero de inconscientes.

Su recuperación se traduce en un homenaje a los proyectistas de la misma, quienes en tiempos del presidente Luis Herrera Campins, vislumbraron una hermosa plaza. Por desgracia, desconocemos sus nombres.

Comienza ahora un nuevo reto, el de mantenerla; ni Juan, ni Alexis, ni Domínguez lo consiguieron, veremos hasta donde llega la terquedad de Loa.

 

Loading...