Lo que se está viviendo no es nada fácil para la práctica del deporte, en especial la disciplina de futbol campo, hemos notado como los niños se tienen que ir a otra entidad para poder efectuar sus prácticas.

Se trata de unos casos que conocemos, son numerosos los padres que hacen un gran esfuerzo para trasladarse a la ciudad de Maturín cada semana para llevar a practicar a sus pequeños.

Casos como los de los conocidos niños José Félix “El Chino Andarcia”, Darwin “Yiyo” Rincón y José Gregorio Requena -este último se tuvo que mudar a la capital monaguense para seguir con la faena-, todos deltanos de pura cepa, son emblemáticos.  Son diamantes que requieren de pulitura, en vez de adquirirla en Tucupita se fueron a la Escuela de Futbol menor Mejías, una de las más reconocidas a nivel nacional.

Sus prácticas son miércoles y jueves, muchas veces sacrifican sus clases escolares para no faltar a sus entrenamientos, hasta de pasaje se han tenido que ir. No es fácil para sus padres, pero todo lo que hacen es por ver un sueño cristalizado, el de ver a sus hijos convertirse en un Darwin Machis o en un Ely Chiche Valderrey.

Igualmente Eddy Gil y Jasón Villegas, son otros deltanos que militan actualmente en el Club Sur Monagas.

Es lamentable que padres de familia deltanos hayan llegado a estos extremos de tener que salir fuera de Tucupita, esperemos que en algún momento se termine de una vez por todas la obra del parque Tucupita II, que tanta polémica ha generado en estos últimos días, sin hablar del polideportivo que es un cuento de nunca acabar.

Loading...
Compartir