Predico la Palabra en el retén de Guasina y con mis anillos obtengo lo necesario para vivir: Douglitas

Loris García | Aobonona Eku Publicidad

Douglas Fuentes, el popular “Douglitas” de 41 años, contó que desde que el Centro de Reclusión y Resguardo Policial Guasina fue tomado por la Policía del Estado (Polidelta), a cargo del Com/J Jackson London, aprendió a elaborar los anillos con monedas, ocupación que actualmente le permite mantenerse dentro del recinto.

“Un día vi a un varoncito haciendo unos anillos y yo dije que tenía que aprender a hacerlos, y luego me puse a ver cómo se hacían y desde allí aprendí. Hago zarcillos y anillos de matrimonio con diferentes modelos. Este trabajo nos mantiene la mente ocupada” expresó.

Además, manifestó que las personas en la calle saben que él elabora los anillos y se los encargan personalizados, a la medida de cada quien, vendiéndolos e intercambiándolos por comida. Con eso ha subsistido durante su estadía.

“Diario puedo hacer 10 anillos, depende de mi entusiasmo también, pero a veces me tomo el tiempo necesario para hacerlos”, indicó.

Douglitas, se encuentra en una etapa de transformación personal, aunque con poco tiempo recibiendo la Palabra, se define como cristiano evangélico.

“Desde que conocí la palabra de Dios mi vida cambió, predico el evangelio a mis compañeros de celda. Estudio la Biblia todos los días” manifestó.

Fuentes tiene 3 hijos, 2 que actualmente son mayores de edad y una niña de 4 años que vive con su madre en Temblador. “Todos los días le pido a Dios que me de fuerza, porque si fuera por mi yo no estuviera aquí. Antes lo que yo hablaba eran cosas destructivas y la gente se alejaba de mí, ahora predico la palabra de Dios. Me arrepiento de todas las cosas que hice, porque el hombre que no se arrepiente no crece de nuevo. Estoy creyendo mucho en la palabra de Dios, he visto sus bendiciones. Soy cristiano porque yo mismo lo decidí, nadie me obligó y tampoco es porque estoy en este lugar. Desde que fue tomado el Centro de Reclusión se acabó la violencia. Hoy en día se siente la paz, unión, sana convivencia entre los internos”.

“Soy uno de los sobrevivientes de una matanza que iba a ocurrir aquí, pero Dios obró y se acordó de nosotros. Estamos pagando una condena, pero también estamos pagando un proceso de nuestras vidas, algo malo que hicimos. Esto está lleno de inocentes y de culpables” declaró.

Al finalizar, expresó que Dios haciendo un cambio en este ambiente, que las personas que acudan a visitas se llevarán una buena impresión.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta