El mundo de las apuestas parece haber sepultado las aspiraciones campeoniles de Delta te Quiero FsC.

Todo parece apuntar a que la cantidad de dinero en juego motivó una inesperada maniobra, que se tradujo en los desafueros cometidos la noche previa al encuentro por un grupo de jugadores.

Dos de ellos habrían sido los catalizadores de la situación mientras que un tercero, oriundo de Tucupita y ajeno a la divisa, habría funcionado como enlace para configurar el entuerto.

Cinco serian en total los principales involucrados, cediendo tres de ellos a la malsana intención de los restantes cayendo barranco abajo en una noche de copas que mermó sus condiciones.

El caso está siendo investigado a nivel policial y aun cuando no genere consecuencias penales, en caso de comprobarse, posiblemente se traduzca en sanciones de los clubs a sus jugadores y en la reprobación moral de la fanaticada.

También es deleznable que un resultado difícil de comprender, haya contribuido a la trifulca que se generó antes de culminar el encuentro, y que empaño la gran final de un torneo que se jugó las más de las veces a casa llena.

Tanto si es cierto como si no, hubo una enorme falla en el comportamiento desconsiderado de cinco atletas que debieron descansar a plenitud, en vez de trajinar su cuerpo a horas de una competencia tan importante y trascendente para el pueblo deltano.

 

Loading...