En el Día nacional del Árbol, el docente de la UTD Francisco Tamayo, Ing. Ángel Dimas, quiso dejarnos una reflexión.

Profesor del área de agroalimentaria, es más que técnico en el área un ecologista convencido, “debemos proteger el medio ambiente por encima de todas las cosas, la naturaleza es vida”.

A Dimas, uno de los problemas que más le preocupa es el de la quema intensiva de vegetación, “la entrada de las lluvias ayudará a paliar el problema, sin embargo, es mucho el daño que se le hizo a la naturaleza”.

“La quema destruye la materia orgánica que está en la superficie arable. Esa capa vegetal es la fuente de los nutrientes que necesitan los cultivos, nunca he podido entender de donde salió esa conseja popular de que la quema prepara el terreno para la siembra, cuando es todo lo contrario”, explicó.

En tono académico señaló “los dos centímetros o más de materia orgánica que recubren la superficie cultivable son la vida para el suelo, es sorprendente, pero puede durar hasta 1.000 años y durante todo ese tiempo cumple la extraordinaria función de contribuir a germinar los cultivos, es un componente único y necesario que debemos proteger”.

“La materia orgánica constituye un material físico asociado al suelo, su sola destrucción implica amputar uno de sus componentes fundamentales con daños tan severos para nosotros, que pueden afectar significativamente la producción agrícola y con ella nuestra alimentación, es un cáncer que no solo afecta a las personas que padecen de enfermedades respiratorias, es una epidemia que rompe con la cadena alimentaria y afecta el conjunto de lo que nos rodea”, finalizó.

Loading...