PROFIT C.A. empresa gerenciada por deltanos que motoriza la RSE

PROFIT C.A. ha irrumpido con enorme fuerza en el Delta.

Mas allá de venderse como una marca empresarial, ha realizado inversiones en el sector agrícola, y en paralelo, a la misma velocidad, ha desarrollado un concepto universal, de boga en las naciones con mayor empuje económico y que muy pocos empresarios deltanos habían acogido con tanto empeño: la responsabilidad social empresarial.

El obsequio de juguetes, la donación de uniformes e implementos deportivos, el apoyo a equipos de liga, el subsidio a tratamientos y operaciones costosas, la organización de reencuentros y eventos destinado a destacar la deltaneidad, y otras tantas gestiones que desconocemos, iniciativas en gran parte silentes de las que nos hemos ido enterando tiempo después y sin que medie la intención de hacerlas del conocimiento público.

Varios detalles importantes de todo este conjunto de acciones es que: las ejecutan deltanos, que laboran en la organización o a los que se contrata para ello; se adelantan con recursos de su peculio bajo diversas figuras jurídicas, que admiten la posibilidad de gestionar fondos por otras vías; y van de la mano con una forma de hacer las tareas, muy profesional y organizada, que deja escuela en el Delta. En pocas palabras, tenemos mucho que aprender de PROFIT.

Sus rostros son poco conocidos, sabemos de oídas de sus representantes en Tucupita y de sus cabezas visibles en el ámbito nacional, sin embargo la pretensión de mostrarse como marca supera la intención de presentar sus rostros, lo que hace suponer que se trata de una estrategia encaminada a demostrar, que PROFIT somos o podemos ser todos los deltanos, que decidamos compartir los poco o mucho que tengamos en beneficio de nuestro pueblo.

Hacer el bien vende, y PROFIT lo sabe.

 

Loading...