Gabarra con mercancia cuya procedencia se desconoce

Las noticias negativas sobre la gestión pública en el municipio Pedernales, van apareciendo con una regularidad poco común.

Se puede decir que al actual alcalde le llueven los golpes, tantos que ni los ve venir.

Logro quitarse el yugo del difunto Yivi, al que le hizo frente en varias oportunidades sin mucho éxito, para ahora confrontar a un rival que todavía no muestra su faz.

Informaciones sobre obras inconclusas, énfasis durante más de un año en la carencia de transporte, los señalamientos sobre las trojas, las denuncias de supuestos avecindados del municipio que luego se esfuman, y por ultimo la confiscación de mercancía en una gabarra perteneciente al municipio, dejan entrever una persecución cuyos fines parecen más políticos que de corte judicial o administrativo.

Purrungo nunca ha ocultado sus simpatías política por Yelitza Santaella, aun cuando la Dra. Lizeta Hernández se atribuye parte de la responsabilidad de su triunfo en las elecciones que lo condujeron a la alcaldía pedernaleña.

El propio alcalde ha denunciado la existencia de un laboratorio de guerra sucia que apunta a su gestión, cuyos gestores manifiesta conocer indicando que hará públicos sus nombres próximamente.

Le corresponde activar su equipo comunicacional para difundir las virtudes de una gestión, que a los tucupitenses nos resulta distante.

La alcaldía de Pedernales está en la mira… de los políticos.

 

Loading...