Purrungo y Diosdado

Purrungo esta patinando cuando menos debe, en vísperas de elecciones regionales y a menos de un año de culminar su periodo de gobierno.

Se la tenían guardada, en estas instancias y a estas alturas no es posible flaquear, y al actual alcalde de Pedernales le andaban buscando las costuras.

Con relación a las tuberías presuntamente provenientes de Pdvsa, se habla de un supuesto permiso firmado por Eulogio Del Pino, que nadie ha visto hasta el momento.

También se comenta que el Sebin estaría adelantando investigaciones sobre presuntos hechos de corrupción en la gestión municipal, que implicarían pagos sin respaldo y obras sin ejecutar que fueron cobradas.

La disputa se da al más alto nivel habida cuenta la defensa activa de la mandataría Yelitza Santaella y la supuesta indiferencia de la Dra. Lizeta Hernández, que ha propinado sin aparecer en escena un duro golpe a la gestión municipal.

El mismo alcalde González en una declaración poco afortunada, manifestó que si la Dra. Hernández hubiera querido lo habría resuelto todo con una llamada, lo que algunos entendieron como un reconocimiento tácito a que hubo hechos irregulares.

Entre telones se comenta que Purrungo realizó una llamada telefónica a la gobernadora deltana, empleando un tono altisonante y perdiendo la compostura que debe imperar en una conversación entre dos altos funcionarios.

A todas estas, aparentemente arrinconado, se jugó la última carta, acudió a conversar con Diosdado, cuya intervención providencial pudiera inclinar la balanza a su favor.

Amanecerá y veremos.

Loading...