Foto: archivo.

Una gran cantidad de familias deltanas se ven obligadas a comer solamente verduras todos los días. Los altos precios que mantienen los productos empaquetados, como arroz, pasta o harina de maíz, así lo sugieren.

Jenny Perales, es una madre deltana que vive en la comunidad de San Juan del municipio Tucupita, junto a su hija, su yerno y tres nietas.  Por la misma crisis económica que afronta el país petrolero,  solo comen verduras todos los días.

“El salario, bueno como a todo el mundo, no le alcanza, pero tratamos de hacer cualquier actividad y sobre todo nos apegamos al que está allá arriba (…) Tratamos de comer más que todo verduras y esperamos siempre la comida”, manifestó la afectada.

La consultada reveló que,  a pesar de que en ocasione poseen dinero en efectivo, no logran acceder a rubros como la yuca, por lo que deben irse a dormir sin comer nada.

“Bueno, en verdad no hallábamos qué comprar, no se conseguía comida y nos vimos obligados a acostarnos sin comer pues, o sea,  no hallábamos verduras y lo que teníamos no nos alcanzaba para comprar harina pan”, relató la madre de familia.

Por otra parte, el señor Thomas Caraballo, vecino de la comunidad de Hacienda del Medio en Tucupita, informó que su familia está integrada por 7 personas y cuentan con tres salarios, pero aun siendo así, la inflación ya se ha devorado estos ingresos.

A pesar de que todos invierten su dinero solo en comida, la mayoría de las veces solo comen yuca.  Cuando consiguen dinero en efectivo pueden comprar productos empaquetados en el mercado municipal de Tucupita, ya que es solo de esta manera como se puede adquirir estos artículos, que no se consiguen en los abastos habituales.

Loading...
Compartir