Otros tiempos

Al Dr. Tomás Medina le dieron un trancazo cerrero, despidiéndose el día jueves del cargo de autoridad única de área en salud, el viernes fue sorprendido con su detención.

Pagó con el escarnio público y la cárcel, algún error que cometió.

Con un expediente limpio y una gestión diligente al frente de Imasalup, recomendado por la alcaldesa Loa Tamaronis, asumió la dirección regional de salud del estado Delta Amacuro luego del largo periplo del Dr. Martín Márquez.

Lo aprehendieron en un acto vergonzoso, a vista de sus vecinos, con tres de sus familiares secundándolo en la patrulla.

Días antes protagonizó un fogoso incidente haciendo frente a otra autoridad del sector salud, invocando el debido respeto a su investidura y la debida obediencia a la majestad del cargo.

Respecto al depósito de la dirección de salud, había encargado precisamente a su esposa para evitar  la sustracción de medicamentos. Ese fue el escenario de aquella disputa.

La gota que rebasó el vaso habría sido una denuncia formulada ante el ministro de Salud de Venezuela, inculpando de sustracción de medicamentos a otras autoridades y exautoridades del sector, respaldadas por el ejecutivo deltano. Haciendo uso de una muy común frase actual: “se comió la luz”.

Las señas son claras, lo detuvo Polidelta y eso indica de dónde habría provenido la orientación o énfasis en su calidad de presunto responsable de la misma denuncia que hizo antes contra terceras personas, de que se le detuviera. “Golpe con golpe yo pago, beso con beso devuelvo”, reza la canción; localmente acostumbran mentar: “verdugo no chilla, y si chilla no es verdugo”.

“Tomasito”, como algunos le dicen, pagó cara su osadía y tendrá que esperar por el perdón de su verdugo o verduga para salir bien librado, y dejar que pase el tiempo para la absolución popular.

Esperemos por el dictamen de la justicia. En su descargo, dicen los allegados que los medicamentos que tenía en su hogar estaban destinados al operativo médico que se realizaría este sábado en Tucupita, a cargo de la gobernación y de la alcaldía capital.

Ha recibido muchas visitas, dividió la opinión pública en dos y se presume que en cuestión de horas estará en la calle.

En opinión de sus conocidos ya no soportaba, en medio de la actual coyuntura de escasez, la presión del cargo, una presión que nunca más sentirá.

Loading...