Foto: archivo.

Radio Fe y Alegría y Tanetanae.com han contabilizado hasta ahora 43 defunciones de indígenas waraos por sarampión en el estado Delta Amacuro. Las cifras de víctimas corresponden a las mismas denuncias públicas de las familias afectadas. Los municipios más vulnerados han sido Pedernales y Antonio Díaz, aunque también Tucupita, pero con menos casos.

Hasta marzo del año 2018 habían muerto 20 niños en la parroquia Manuel Ranaud del municipio Antonio Díaz, tal como lo aseguraron los sacerdotes de La Consolata, misioneros que hacen vida religiosa en Nabasanuka.

Pero también han fallecido 8 niños en El Caigual y 15 en Mariusa,  comunidades waraos que están al noreste de Tucupita, más 7 personas, entre niños y adultos, en Pedernales.

Las muertes prevalecen en los asentamientos indígenas que no cuentan con medicamentos ni médicos en sus ambulatorios, donde además la desnutrición incide negativamente y acelera el deceso.

Hay que tomar en cuenta que culturalmente no existe una advertencia de peligro real entre los waraos cuando se trata de la  enfermedad en cuestión,  ya que desde los años 1968 y 1980, no había ocurrido un brote de sarampión como el actual, según apunta el médico indígena Jesús Jiménez.

El gobierno deltano abordó algunas comunidades focos de esta patología en el municipio Antonio Díaz,  en cooperación con la Organización Panamericana de la Salud, luego de que vecinos de Nabasanuka introdujeran un documento ante la Defensoría del Pueblo en Tucupita,  donde exponían su realidad.

Pero según los misioneros, este abordaje se cumplió a medias,  pese a que la respuesta de la Defensoría del Pueblo había sido una información en la que se daba a conocer que se llevaría a cabo “una mega jornada de vacunación”, promesa que no se cumplió como lo presentaron.

Los organismos de sanidad antes mencionados habrían enviado solamente a un vacunador para varias comunidades donde existían varios casos de sarampión, finalmente lo logró atenderlas todas por la misma falta de vacunas y de logística para su movilización.

Loading...
Compartir