Quedar desnudo con tal de comer

Foto: imagen referencial / Tanetanae.com.

“Ahorita uno puede hasta quedarse desnudo con tal de comer”, dijo un ciudadano a quien se le consultó sobre lo que ha tenido que hacer para afrontar la coyuntura venezolana.

Algunos ciudadanos que residen en Tucupita se han visto obligados a desprenderse de sus ropas que ya no usan, para hacerle frente a la crisis económica de Venezuela.

Isaac González, ciudadano que reside en el centro de Tucupita,  reveló que a inicios de enero tuvo que vender algunas prendas de vestir que ya no usaba, para poder comprar comida.

Él aseguró que algunas franelas “viejas” fueron vendidas hasta en uno o dos dólares, pero en algunos de los casos pedía dos productos de comida a cambio de su ropa.

“A principios de este año yo vendí algunas ropas viejas, algunas las cambié por comida. Si me daban dos productos yo les entregaba una franela”, manifestó el señor González, la mañana del miércoles 3 de febrero, quien también dijo haber tenido que vender una batería de teléfono en 4 dólares, hace menos de dos semanas.

Asimismo, Junior Muñoz, un joven de 23 años de edad, aseguró que una de sus tías tuvo que realizar una venda de garaje a finales del año 2020. Fue una alternativa que le ayudó a conseguir un ingreso extra.

La venta de garaje fue montado en la calle Centurión de Tucupita, durante los meses de noviembre y diciembre del 2020. De esa manera la ciudadana pudo hacerle frente a la situación país.

Los constantes incrementos de precios en los productos alimentarios, médicos y otros, ha obligado a que los deltanos que permanecen en el país se rebusquen de alguna manera: desde emprender algún negocio estable, hasta revender lo poco que tienen.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta