Bernal Deibis / Tanetanae.com.

La cantidad de personas que ponen a reparar sus calzados ha incrementado en Tucupita desde mediados de junio de 2019. Las graduaciones a la vuelta de la esquina ha desatado este fenómeno, un síntoma más de la crisis de la que padece el país petrolero.

Bernal Deibis, un reparador de zapatos, reveló que todos los días recibe a más de 15 clientes solicitando su servicio, y en su mayoría, suelen ser personas que buscan reparar o pintar piezas escolares.

“En las últimas semanas la gente que viene buscan que les acomode zapatos para que sus hijos asistan a sus actos de graduaciones. Yo los pinto y los pongo lo más nuevo posible”, dijo el deltano, que trabaja en ese oficio desde hace 40 años.

Las personas acuden a ese taller de zapatos que está en la calle Mariño de Tucupita, porque no pueden adquirir nuevos calzados, ya que en algunos comercios, un par arriba a los 200 mil Bs.

“Quienes vienen para acá son personas de bajos recursos, es muy difícil comprar unos zapatos nuevos, pero igual hay clientes que me piden el trabajo para pagármelo luego, no pueden pagar 30 mil bolívares por una remendada”.

Precios para la reparación de un zapato

Pegar suelas: 10 mil bolívares.

Coser suelas: 30 mil bolívares.

Cambio de suela: 120 mil bolívares.

Pintura: 12 mil bolívares.

El señor Bernal Deibis, tiene 52 años de edad, él empezó a trabajar reparando zapatos cuando tenía 12 años de edad,  era un  empleado más, sin embargo, luego inauguró su propio negocio. Primero trabajando en su casa atendiendo a sus vecinos.

Actualmente, su zapatería ha sido como una escuela en Tucupita, porque la mayoría de los deltanos que reparan calzados han aprendido trabajando con Deibis.

“Hasta el mismo Méiz aprendió un poquito de mí, pero bueno, siempre mi respetos, porque todos son mis amigos”, dijo el deltano quien mantuvo a sus cuatros hijos, gracias a su negocio de reparar zapatos.

Loading...
Compartir