La infraestructura que sería habilitada para albergar a algunos cursantes del pueblo originario warao, parece no tener solución. Aparentemente mantiene unas abandonadas edificaciones que poco a poco personas desconocidas han ido llevando.

Se encuentra en la carretera nacional de Tucupita, sector Las Malvinas, su objetivo inicial era el de ofrecer techo y alimentación a los estudiantes  indígenas de bajos recursos; sin embargo, tras las malas directrices por parte del Instituto Regional de Atención al Indígena, ente a cargo para ese entonces de dirigir la residencia, solamente funcionó  un par de semanas.

La falta de alimentos y el poco seguimiento a las políticas de su sostenibilidad, causaron lo que hoy por hoy,  es muy evidente.

Hasta ahora, las autoridades del gobierno regional no han dado parte oficial de lo que será esta importante adquisición física.

 

Loading...
Compartir