Mons. Felipe González.

A Numa Molina, sacerdote, jesuita, periodista y pateador de calle. Paz y bien.
En Venezuela la expresión “patear” se usa, con mucha frecuencia, dirigida a futbolistas buenos, regulares o malos. Usted dirige su alocución a “hermanos argentinos”. Por qué no, también a los esquimales del Polo Sur o del Norte?. Dice ser “conocedor del proceso que se vive en Venezuela desde hace veinte años, entre luces y sombras…, entre guerra económica, entre asedio internacional…” Estas expresiones nunca las hemos oído aquí, en Venezuela. Por qué va tan lejos a proclamarlas?. Dígaselas a los habitantes de los barrios y urbanizaciones de Caracas, El Tigre, Ciudad Bolívar, de los caños del Delta Amacuro. Ha aprendido muy bien la lección y la repite como loro. Pensé que Usted con sus títulos sería más original. De quién recibimos la agresión cotidiana?. Seamos adultos y dejemos las “niñezes” del yo no fui, fue mi hermanita. Quién destruyo la agricultura y la ganadería de Venezuela: El Imperio? o el “Exprópiese”?. Se entregaron a los “pobres” las tierras y las haciendas y se lo comieron todo hasta que se acabó. Por qué hace veinte años se producían tres millones de barriles de petróleo diarios y ahora apenas supera el medio millón. Por qué el problema de la luz, el agua…? Siguen las iguanas, convertidas en científicos electromagnéticos y fusileros, royendo los cables y destruyendo nuestro centro generador de energía en Guri?. Como aquí en Venezuela, aunque tengamos que sufrirlo, ese cuento ya no se lo cree nadie, ni siquiera los fanáticos, tiene que contárselo a los argentinos para que vean las grandezas de este régimen “progresista” en la destrucción. Otra de las perlas que les dice, es que el Imperio incautó los bienes de Venezuela y por eso no se pueden comprar ni las medicinas ni la comida que se necesita. Hasta enero de este año el Imperio, que yo sepa, (aquí no tengo acceso a todas las informaciones políticas y económicas de Venezuela, acaparadas por los cubanos, ni del mundo) no había interferido las cuentas de Venezuela, sino las de los ladrones que robaron los bienes de Venezuela. Espero que todas esas cuentas más pronto que tarde sean incautadas de verdad y devueltas para renovar el País destruido que tenemos. Numa sea sincero y hable con la verdad.
No me venga con aquello de Cristo fue el primer Gran Socialista. Cristo hizo muchas obras sociales pero ni fue ni pudo ser socialista: 1º el socialismo es un sistema político creado y difundido por Engels, Marx y sus adláteres en los siglos diecisiete y dieciocho. Cristo vivió mucho tiempo antes. 2º el socialismo es un sistema político materialista y ateo. “La religión es el opio del pueblo”. La fe es todo lo contrario, el gran impulsor y estimulante para la obra misionera de todos los tiempos. Permítame recordarle unos versos de Don José María Pemán en su obra “El Divino Impaciente” un diálogo entre un tal Francisco Javier e Ignacio (le suenan estos nombres). Dice Ignacio: “Qué abismo disimulado y profundo. Qué importa ganar el mundo si te pierdes a ti mismo”. Francisco Javier: “Quieres quitarme este arder, este anhelo de triunfar?”. Ignacio: “No te lo vengo a quitar. Te lo vengo a poner. No te vengo a tañer junto al oído un laúd que por extraña virtud te amodorre en dulce calma. Vengo a poner la inquietud entre tu vida y tu alma. Vengo a ensancharte Javier en ti mismo tu medida, hacer que se talle y mida por tu ambición, tu valer. Quiero poner en tu tierra nuevas espigas y flores”. 3º Cristo no vino a enfrentar las clases sociales, sino a hacer de todos el único Pueblo de Dios.
Ciertamente Venezuela no puede ni debe regalar sus recursos naturales a potencias extranjeras. No se le puede entregar al Imperio pero sí a Rusia, China, Cuba, Irán… Qué pasa con el Arco Minero?. A unas sí y a otras no. ¿Cómo es eso?
Parece que Usted tiene las antiojeras de la mula de Francisco Javier. Proclamar que eran “cuatro gatos”. Los contó bien?. Al ser pocos se pueden contar fácilmente. ¿No serían cinco o seis?. Señor Numa, con respeto, al final le diré porque uso este título, no sea embustero. A quién quiere engañar?, a los esquimales del Polo Sur? Quizá no hubo en las marchas la gente que Usted y su combo temían que hubiera, pero estoy seguro que hubo más “gatos” y tal vez alguna “gata”. Yo le confieso que no fui a ninguna de esas marchas. Estuve en otra caminata, en Boa Vista, visitando y animando a los baleados del nefasto veintidós y veintitrés de febrero en Santa Elena de Uairén. Todavía hay ocho en el Hospital con sus piernas y brazos destrozados por las balas de unos militares o supuestos militares disparando desde las tanquetas y resguardados por ellas. Los brasileños les están tratando muy bien con gran atención médica y humana. Todos tienen miedo de volver a Venezuela cuando se restablezcan dentro de dos o tres meses. Están persiguiendo a sus familias, porque son “testigos”. Porqué esa masacre inútil y desproporcionada?. Qué hace el Gobierno de Venezuela, que Usted defiende, por estos venezolanos?. Y por los otros cuatro que ya han salido del Hospital y están todavía convalecientes sin ninguna ayuda y sin poder volver. Les están persiguiendo.
Hay más de novecientos indígenas pemones “huidos” a Brasil. Aquí les están persiguiendo por no ser afectos al Régimen de Maduro. Esta es la Venezuela democrática que Usted quiere para los venezolanos y para los esquimales del Cono Sur?. Visitamos también el nuevo centro de acogida donde duermen indígenas guaraos, cariñas, eñepás y algún criollo, (le llaman: ca ubanoco = nuestro dormitorio, en idioma guarao). Los Refugios de emigrantes, preparados y atendidos por el Gobierno de Brasil, están todos repletos.
Yo no he caminado mucho por las calles ni por los caminos. Ahora me está tocando atravesar las trochas llenas de polvo o de barro, pero sí he navegado por muchos de los caños del delta del Orinoco durante cuarenta y tres años donde conocí a estos guaraos, a sus padres y abuelos. Por qué no les dirige a ellos esa flamante alocución?. A ver si se la creen?. Hoy no le escucharían porque en muchas de las comunidades ya no vive nadie. Prácticamente las comunidades de los caños Guiniquina y Mariusa han emigrado. Sabe a dónde? a Brasil. Otras comunidades importantes: Araguaimujo, Bonoina, Nabasanuca, Guayo, se están quedando vacías. Los refugios de Pacaraima y Boa Vista reciben a estos miles de emigrantes indígenas y criollos. Por aquí no ha pateado Usted o solo patea las alfombras de Miraflores?.
Dice en su alocución que a los soldados los habían llevado engañados a la “marcha”. Usted a quién quiere engañar?. Cuál es la verdad de la que Usted hace gala?. Es cierto que no podemos estar dominados por el Imperio, “somos un país libre y nuestros problemas los arreglamos nosotros”. Pero sí podemos estar dominados desde los principales ministerios por los cubanos.
Creo que necesita una revisión ocular. Ve los kilómetros de la marcha del oficialismo defendiendo Miraflores y solo ve, ya se le ha aclarado un poco la vista, unos treinta, también “Gatos” en la marcha de la oposición. Espero que pueda conseguir una consulta en alguna de las clínicas cubanas de la misión milagro.

Qué es la verdad?. Hace veinte siglos hicieron esta pregunta y no dieron chance a escuchar la respuesta. Por eso cada uno tenemos nuestra verdad. Lo importante es no universalizar mi verdad como la única. También por esa época “Alguien” dijo: “por los frutos los conocerán”. Qué frutos dan nuestras verdades?. Ser sacerdote es adecuarse, lo más posible, a la Verdad que es Cristo. Ser Jesuita es pertenecer y jurar fidelidad a la “Compañía Real que Jesús con su nombre distinguió, la Legión de Loyola”. Ser periodista es no dejarse comprar o manipular por el empresario que más pague para decir lo que a él le convenga. Ser pateador es acompañar al prójimo, el que está próximo, nuestro pueblo venezolano necesitado, que tiene que emigrar para buscar vida.

Loading...
Compartir