Llueve, truene o relampaguee, Ritmo 100.9 FM no se detiene.

La égida que comenzó cinco décadas atrás con la extinta radio Tucupita 1270 kHz, se sostiene a través de su dilecta hija.

Con Rodolfo Hernández al frente, luego de la partida temporal de Robert Hernández hijo, la continuidad está garantizada.

Dando traspiés, al igual que el porfiado se levanta una y otra vez sosteniendo en pie una de las escuelas radiofónicas más conocidas del oriente.

Radio Tucupita y ahora radio Ritmo, a través de sus voces y del talento de sus equipos, tuvo y tiene identidad radial, garantizando la viabilidad del proyecto original del maestro Sócrates.

Este sábado pudo reiniciar la programación con una agüita que le cayó del cielo y otra que le cayó de la gobernación.

Si así llueve que no escampe.

Loading...