Rizoma

Dr Aquiles J. Amares P.  | Director de Creación Intelectual y Desarrollo Socio-productivo | Universidad Territorial Deltaica Francisco Tamayo | Tucupita, Delta Amacuro

Yo he preferido hablar de cosas imposibles,

porque de lo posible se sabe demasiado.

Silvio Rodríguez Domínguez

La humanidad, desde tiempos iniciales en el planeta, su posterior evolución biológica y social, y su largo peregrinar ha sido una gran observadora de la naturaleza.  “Copiones” de las formas y desarrollo de procesos naturales,  que de alguna manera han contribuido a su vez, al desarrollo de las sociedades hasta nuestros días. Muchos de los avances en lo científico y tecnológico, han pasado por el tamiz de la “prueba y el error”, granjeándose un acumulado histórico de conocimientos desde su entorno natural y permitiéndoles avances en ideas y logros para la elaboración y suministro de herramientas para adaptarse y enfrentar las contingencias ambientales, permitiéndoles mejoras en las condiciones de vida. Todo ello en correspondencia con la cosmovisión que cada organización social ha desarrollado y desplegado, sea esta de tipo gregaria familiar, comunitaria, nacionalidad, etcétera, en el largo recorrido de la especie humana hasta distribuirse y posicionarse en todos los ambientes planetarios –por lo menos-,  en los últimos cien mil años; tiempo estimado que se tomó para poblar los más apartados rincones del planeta azul.  Ejemplos abundan en formas, ideas y visiones que le ha transmitido la naturaleza al hombre desde  tempranas y poco significativas hasta las más altas y refinadas producciones de conocimientos, empleados en el desarrollo de aplicaciones tecnológicas. Un ordinario ejemplo contemporáneo, es el caso del tren bala japonés que superó los problemas iniciales de ingeniería aerodinámica, tomando la referencia y el estudio pormenorizado del pájaro Martín pescador en las faenas rutinarias en su sutil entrada al fluido acuoso sin mayores turbulencias y perturbaciones al pescar, teniendo en cuenta principios de la mecánica de fluidos.

Sin embargo hay más, en el campo de las ciencias sociales, humanidades y las artes también vienen ocurriendo estas –aparentemente extrañas cosas-, influencias de elementos y acontecimientos naturales que despiertan y proyectan ideas que luego alcanzan el vuelo teórico de aplicaciones prácticas en la sociedad. Para quienes tenemos una base de formación universitaria técnico profesional tal como lo es la Ingeniería Agronómica, nos formamos y manejamos con contenidos de orden biológicos, ingenieriles, sociales, económicos, administrativos, contables, entre otros. En ello nos encontramos con disciplinas de las ciencias biológicas estudiosas de las plantas en sus distintas formas, anatomías y elementos taxonómicos de las especies vegetales, me refiero en concreto a la botánica. De allí que nos topamos con el término rizoma. Término originalmente de origen griego Ρίζωμα, cuyo significado en traducción del maestro Dr. Pio Font Quer (2001) es raigambre. Definido este como un tallo subterráneo,… El rizoma, como el tallo epigeo, posee yemas y echa vástagos follíferos y floríferos; suele producir también raíces (…) defiende a la planta de los rigores del ambiente. (p. 950). Como ejemplo de tales especies vegetales se tiene al jengibre de conocimiento muy común, entre otras especies con tallos subterráneos. Rizoma, vocablo de significado en las ciencias naturales, para definir una forma biológica particular, pero también de connotaciones metafóricas y de uso en el campo de las ciencias sociales y las artes. He allí un puente entre disciplinas aparentemente distanciadas,  ubicadas en las antípodas del conocimiento, en apariencia antagónicas, sin vinculaciones o relaciones directas.

Todo ello viene como referencia a la obra conjunta desarrollada a cuatro manos por Gilles Deleuze y Félix Guattari (2004), quienes en uso y administración de la capacidad asociativa, investigativa, y definitivamente creativa de la metáfora, que se hizo mención al inicio de este escrito, estos autores apelaron a la transmutación que se genera de tales procedimientos en cuanto a la figura del rizoma. Este tallo subterráneo sugiere –figurativamente-, una condición para reconocer formas diferentes a las que transmite la figura de un árbol, en su condición de representación de lo fijo, anclado a un solo pie, pivotante, con lógica binaria, dicotómica, negado a la multiplicidad, de mucha referencia para varios autores en la modernidad. Para continuar, cabe hacer mención y aclarar, que aquí no se trata de una posición en contra del árbol, como forma biológica y elemento de capital importancia en la naturaleza.  Sólo se trata de establecer comparaciones y asociaciones para enfrentar posiciones que han dominado tradicionalmente el pensamiento humano, a lo que se hace referencia es a formas diferentes de tratar figuras presentes en la naturaleza –caso del rizoma-, que brindó a Deleuze y Guattari, la oportunidad de expresar nuevas propuestas creativas en las ciencias sociales, literatura y campos de la producción intelectual e incluso en el campo de la política; con polémicas evidentes y en pleno desarrollo. Se trata de la ruptura de la “La lógica binaria (que) es la realidad espiritual del árbol-raíz (…) Ni la raíz pivotante ni la raíz dicotómica entienden la multiplicidad…” (Op. cit. ant. p. 11).  Asunto importante para abrir paso a lo múltiple, como muestra de diversidad. A lo que añaden estos autores, “Un rizoma como tallo subterráneo se distingue radicalmente de las raíces y de las raicillas.  Los bulbos, los tubérculos, son rizomas” (Op. cit. ant. p. 12).

A partir de estos breves señalamientos iniciales, se agregan caracteres generales del planteamiento rizomático: 1° y 2° Principios de conexión y de heterogeneidad; entre segmentos, 3° Principio de multiplicidad, entendida esta “Sólo cuando lo múltiple es tratado efectivamente como sustantivo, multiplicidad deje de tener relación con lo Uno como sujeto o como objeto, como realidad natural o espiritual, como imagen y mundo. Las multiplicidades son rizomáticas y denuncian las pseudomultiplicidades arborescentes.”(Op. cit. ant. p 13), dándose peso específico a la figura del rizoma en comparación con el árbol, 4° Principio de ruptura asignificante; el rizoma se manifiesta en “evolución aparalela” y de representación “antigenealogía”, lo que significa “Continuar siempre el rizoma por ruptura, alargar, prolongar, alternar la línea de fuga, variarla hasta producir la línea más abstracta y más tortuosa de n dimensiones, de direcciones quebradas.” (Op. cit. ant. p 16), quedando de manifiesto la ruptura de patrones lineales, 5° y 6° Principio de cartografía y de calcomanía; “La lógica del árbol es una lógica del calco y de la reproducción (…) El árbol articula y jerarquiza calcos, los calcos son como hojas del árbol (…) Muy distinto es el rizoma, mapa y no calco. Hacer el mapa y no el calco (…) Contrariamente al calco, que siempre vuelve  “a lo mismo”, un mapa tiene múltiples entradas” (Op. cit. ant. p 17, 19). Son características que dejan en evidencia las diferentes posibilidades comparativas y contrastadas de las figuras del árbol y el rizoma.

A todo ello Deleuze y Guattari 2004,  agregan que “Resulta curioso comprobar como el árbol ha dominado no sólo la realidad occidental, sino todo el pensamiento occidental, de la botánica a la biología, pasando por la anatomía, pero también por la gnoseología, la teología, la ontología, toda la filosofía (…) el principio-raíz, (…)” (p 22).

Todo ello viene relacionado con los distintos lazos, uniones y tejidos que el pensamiento viene desarrollando desde hace cierto tiempo, tal como lo reseñó a la posteridad el distinguido y recordado maestro Dr Miguel Martínez Miguélez (2009), al referirse a la Transdisciplinariedad, cuya intensión (…) “es superar la parcelación y fragmentación del conocimiento que reflejan las disciplinas particulares.”(p. 27). Señalando lo planteado por un movimiento intelectual y académico que viene recorriendo el mundo y que pretende ir más allá de lo mono disciplinar, multi, disciplinar, inter disciplinar y más allá lo trans disciplinar y su relación con el pensamiento complejo. Esto sería el camino a seguir por la Universidad y procesos de investigación de apertura a las nuevas circunstancias pandémicas actuales y postpandemicas al COVID-19. De allí que los problemas que padece y enfrenta nuestro mundo actual merece garantizarle a la gente común y corriente, a las comunidades soluciones a “…problemas (que) están ligados como un rizoma con muchos factores de muy diferente naturaleza que no se pueden desconocer para poderlos resolver.”(p. 29), significó el maestro Martínez Miguélez.

A todo ello, el esfuerzo hecho, plasmado y legado a la humanidad por Deleuze y Guattari con su creación, abrió una ventana a la diversidad de producción en el campo intelectual, que vista a la distancia, constituye una provocación. Considero que no es una provocación cualquiera, se trata de las posibilidades de emplear todos esos esfuerzos creativos en seguir construyendo nuevos conocimientos en los campos de las ciencias sociales, literatura, en la “desprestigiada” política, las ciencias en general, las artes y la cultura. Por lo visto el rizoma se constituye en una realidad metafórica, con seria amenaza de seguirse proyectando en la ilimitada capacidad imaginativa y utópica subversiva de la humanidad.

Referencias consultadas

Deleuze, Gilles y Guattari, Félix (2004) MIL MESETAS: capitalismo y esquizofrenia. 6ª  Edición. PRE-TEXTOS. Valencia, España.

Deleuze. Rizoma, pensamiento, cuerpo, acontecimiento, arte, clínica, filosofía, políticas, sentidos, ciencia, agenciamientos, devenires, máquinas, imágenes, deseos. Disponible: http://deleuzefilosofia.blogspot.com/2007/08/gregory-bateson-y-la-ciberntica-de-la.html. [Consultado; 2021, mayo 31]

Font Quer, Pio (2001) Diccionario de botánica. Ediciones Península. Segunda edición. Barcelona, España. 642 p.

Martínez M., Miguel (2009) Nuevos paradigmas en la Investigación. Editorial Alfa, Colección Trópicos. Epistemología y Educación. Caracas, Venezuela. 207 p.

Rodríguez Domínguez, Silvio (2008) Cancionero. Editorial letras cubanas Ojalá. Ciudad de la Habana, Cuba.671 p.

Tucupita, 22 agosto de  2.021

¡Carabobo, memoria y gloria heroica de la Venezuela eterna!

¡El Sol de Venezuela nace en el Esequibo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta