Una curiara warao surca por el caño Manamo de Tucupita / Tanetanae.com.

Algunas familias aborígenes que han arribado en canoas desde la selva deltaica hasta Barrancas del Orinoco para comprar comida, han sido  víctimas de una  práctica delictiva que involucra sus embarcaciones a remo.

Una familia de la parroquia Manuel Renaud del municipio Antonio Díaz, que recientemente llegó al malecón de Barrancas del Orinoco, informó que un grupo de personas desconocidas les quitó una canoa mientras ellos estaban realizando una diligencia.

Cuando la familia se percató que no estaba su embarcación, emprendieron una rápida busqueda y dieron con las personas involucradas, conformadas por mujeres y hombres, indígenas y no indígenas.

“Tenían mi embarcación y no querían dármela, después de una larga discusión me dijeron que si yo les daba cuatro kilo de harina, ellos me entregarían la curiara. Yo tuve que entregarles cuatro harinas”, relató la mujer afectada el martes 10 de noviembre del 2020.

Se ha podido conocer que varias familias originarias han sido víctimas de robos similares. De acuerdo con la afectada abordada, recientemente un hombre fue víctima de una extorsión similar, en la que los implicados les estaban pidiendo 20 dólares para regresarles la canoa.

“A otro señor le pidieron 20 dólares ahora poco, dijeron que él tuvo que pagar eso porque tenía que regresar a los caños (selva adentro)”.

La mayoría de las familias waraos que han zarpado hasta Barrancas del Orinoco, ha atravesado por situaciones similares, donde, si se descuidan por un momento, pierden sus utensilios de cocina o comida.

Loading...
Compartir