Foto: cortesía.

Romel Márquez, padre del adolescente que murió producto de un disparo, ofreció una versión de los hechos.

Un adolescente ingresó herido a la emergencia del materno de Tucupita durante la noche del domingo 29 de septiembre. Había recibido un disparo por  parte de un chico, que la familia del ahora fallecido, conoce. La víctima murió en la ciudad de Maturín, estado Monagas, a donde fue remitido de urgencia posteriormente.

El señor Márquez reconstruye la versión de los hechos, desde esa tarde del domingo, en la que el principal sospechoso de haber  perpetrado el delito ya habría mostrado indicios de violencia, en Villa Rosa.

El chico implicado (16) en este caso habría mostrado un revólver, con el que se paseaba desde temprano por una zona de esa comunidad. De hecho- dice el papá del fallecido-, que este había apretado el gatillo del arma contra las piernas de una jovencita, pero no percutió.

El involucrado siguió su camino y arribó a casa del señor Romel Márquez, donde también mostró el arma a la hermana de quien posteriormente recibiría un disparo.

  • Chamita, préstame un teléfono, dijo el joven armado.
  • ¿De quién es esa esa arma?, ¡cuidado!
  • Es de mi papá, está virguita, es la que me voy a empezar a llevar al liceo, respondió el chico, mientras estuvo parado justo en la puerta trasera de esa casa.

La chica, en medio de los nervios y sintiéndose amenazada, avanzó rápido en busca de un teléfono celular  para que ese muchacho se marchara pronto. Cuando se adentró al cuarto,  en ese momento, el adolescente de 12 años de edad salía de su habitación para bañarse. Inmediatamente, lo  que se oyó segundos antes a una detonación de un arma de fuego, fue:

“Romelito… Y se escuchó el plomazo”, detalla el señor Romel Márquez.

Pronto rechinó el grito desesperado de la hermana de quien ahora agonizaba cubierto en sangre en el piso.

La mamá, que se ejercitaba en la parte frontal de la casa, corrió hasta  ese lugar y ya no tuvo fuerzas para nada. Ella, cuando se acercó a la sala de redacción de Tanetanae.com no tuvo ánimos para ofrecer esta versión, pero su esposo sí.

La fiscalía quinta de menores del Ministerio Público atiende el caso, no obstante, la familia del  adolescente fallecido teme que este hecho pase a engrosas la lista de impunidad, porque informaron que el primer sospechoso de haber cometido el delito es hijo de un funcionario de la policía del estado Delta Amacuro.

“Lo que tememos es que ese caso quede impune, porque ahora resulta que  nadie es dueño del arma. Él (el principal sospechoso) es hijo de un policía que ha estado incurso en múltiples irregularidades y ha resultado ileso de  todo, entonces, ya basta”, dijo el señor Romel Márquez.

Loading...
Compartir