Por Bernardo Colina.

Recientemente en la misa dominical, el sacerdote Juan Carlos, oriundo de Argentina y miembro de la congregación Consolata, con un estilo muy dinámico y emotivo, y haciéndose acompañar por el títere de un mono, se hizo sentir ante numerosos feligreses cristianos católicos en la Catedral Divina Pastora de Tucupita, quienes cada domingo acuden al templo para escuchar la palabra de Dios y orar por la paz del mundo.

El sacerdote predica y celebra la eucaristía en algunas comunidades del municipio Antonio Díaz, junto con los hermanos indígenas waraos. En la homilía comentó de una forma muy emotiva, que trabajar con los waraos ha sido gratificante y de mucho aprendizaje.

También indicó que hay mucha pobreza en el bajo Delta, a pesar de que los niños no tienen uniformes ni mucho menos útiles escolares, asisten a clases con muchas ganas de aprender.

Le hizo un llamado a aquellas personas que quieran y estén en condiciones de colaborar con estos niños que tanto lo necesitan a que lo hagan, más aun en tiempo de Cuaresma, cuando estamos llamados a ser misericordiosos con los demás, como lo fue el Padre creador.

Su forma de predicar llamó tanto la atención de los asistentes, que al culminar la homilía un nutrido grupo de personas se quedó conversando con él.

 

Loading...
Compartir