Santa Catalina (II)

Ayer, poco después de escribir mi primer ConTexto Argumentativo sobre Santa Catalina, la amiga Haydee Figuera informó del sensible fallecimiento de la colega, maestra Florentina Tina de Peña. Los catalineros, como gran familia, manifestaron su pesar y solidaridad a los familiares y amigos de la extinta.

Es que en Catalina, el pueblo donde me inicié como perito agropecuario-maesto-profesor, en su Escuela Granja, la gente es unida, solidaria, emprendedora buena y buena. La maestra Tina fue un ejemplo, en su propia casa de habitación instaló el primer preescolar de Santa Catalina.

Esta comunidad se comunica vía fluvial, en cinco horas, con Tucupita, dos horas aproximadamente con Piacoa, y a dos horas y media, con Barrancas en el Estado Monagas.

La población de Santa Catalina guarda los recuerdos imborrables de su época balatera o gomera, que extraían de sus bosques donde el árbol de caucho era muy abundante. Santa Catalina, entonces, fue pueblo de gomeros que se armaban de hachas, un par de machetes “cólin” bien afilados y un par de “espuelas de hierro” bien afiladas que le servían para trepar los árboles, para trazar los surcos que le servían para que la goma se deslizase por el tronco y se depositara en un envase ubicado al pie del árbol.

Los gomeros vendían su producto en la Casa Comercial del señor Banetti o en el Almacen La Proveedora, del señor Aquiles Medrano o en la bodega del señor Enrique Tejeiro.

Pueblo de gente laboriosa dedicada a la faena agrícola, pecuaria, pesquera. Población pujante donde las familias de ayer de hoy y de siempre, hicieron y hacen esfuerzos para hacer de su terruño un ejemplo de pueblo dispuesto siempre a crecer en el amor a Dios y en función de la patria grande.

Caserío echado adelante con la voluntad y el esfuerzo de Donato González y familia, José Casimiro Figuera y Flia., La Chucha y Marcelo; Micaela, Erasmo Peña y Familia, Morocho Reina y Flia.; Sirenia, El Negro y Rosa Flores con sus respectivas familias; Cruz José Mejías y Flia., Manuel Salvador Pérez y Flia, Goyito y Flia, Eustacio Valderrama y Flia, Jesús Carvajal y Flia.

Arsenio, Agapito, Eleucadio ( Cayo), Silverio, Amantinita y Yayo González con sus Flias; Familia Maurera, Familia Lepage, Familia Simoza, Familia Dasilva, Luis, el plantero, Barreto y familia, Juan Figuera y Familia; Petra Carmona y Familia, Isabel Mosqueda y flia, Demesio, Pablo Emilio Bello y flia, Familia Valderrama, Goyo Blanco y Goyo Domínguez y Flias, Festus Rodríguez y Flia, El Indio León y familia, Francisco Chico Leiva Marcano y Familia, Aquiles León y Flia, Bartolo Mejías y Familia, Fremio Maurera y Flia, Dominga Carmona y Flia; Monchito, Emilio Julián Bello, Haydee Figuera y familia, Leticia, Jesús Chuma Flores, Edgar Peña, Javiel Gonzalez, Vicente Ordáz, Salvador Pérez; Machiz, Rabito, Vangelito, Dámaso García, Malaluz, Teofilito, Cruz Ramón; El Gallo,Vaquero, Elio Hurtado y Julianita Mathews; Manuel Pérez, José Antonio (Tongo), Lucío, Noel y Marcial Bello; Virval, Carlos Germán “platanito” y David Flores. Yerina Carvajal, Delio Peña, Toño,Aura Reina y familia; Oswaldo Ramón, Josefina, Ofelia, Juan, Yanet Simoza y sus respectivas familias; Norma y Aura González y Flias, Licha y Luis, Eustiquia García y Flia; Indra, María Del Valle y Zaida Flores con sus respectivas familias. Y tantos otros amigos, compañeros de trabajo y ex alumnos que se me escapan de la mente.

Hoy día Santa Catalina con sus altas y bajas, más bajas que altas, sigue siendo un pueblo laborioso, acogedor, hospitalario de gente buena. Muy buena.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta