La dualidad de precios es un fenómeno que ya se ha instaurado en todos los comercios legales, e informales donde un producto cancelado en efectivo tiene un costo, y en punto o transferencia tiene otro.

Ahora  se va convirtiendo en una tendencia la disposición de algunos productos únicamente para ser vendido en efectivo, y otros en transacciones electrónicas.

La práctica se ha iniciado en las panaderías que disponen de algunos productos de mayor demanda únicamente en efectivo.

Tal es el caso del pan campesino, canilla, y pan dulce o piñita,  estas presentaciones tiene una demanda extraordinaria, y es aprovechado por los panaderos para la captación del dinero en efectivo.

Los primeros reportes de usuarios apuntan que este fenómeno inició en noviembre de 2017, y se ha venido extendiendo durante enero, febrero y marzo de 2018.

Sin embargo, ha cobrado mayor auge durante la última semana de abril porque dos grandes panaderías del centro de Tucupita lo han aplicado de forma más abierta y sistemática, a estas panaderías se ha sumado un tercer local de menos proporciones, cuyo producto mayoritario son los panes y sus diferentes presentaciones.

Ya no es la venta de un mismo producto con precios diferentes, sino la venta de productos específicos solo en efectivo lo que preocupa a los usuarios que este sábado acudieron a las panaderías de Tucupita.

Loading...
Compartir