El hombre de pueblo que compartió su vida entre la sabiduría popular y la sabiduría académica a partes iguales.

El comunicador jovial que dividió su tiempo entre las aulas, las cabinas de radio, y los recintos en los que condujo con gran maestría infinidad de actos y eventos.

Poseedor de una de las sonrisas más humanas y cálidas que hayamos podido conocer, jamás rechazo una invitación ni dijo que no a un convite de amigos.

Querido por unanimidad, tuvo compadres a raudales sin que se le conocieran enemigos. El docente más apreciado y recordado por sus alumnos.

Una penosa enfermedad lo redujo en cuestión de días y con la velocidad del rayo se lo llevó. Sin embargo, hubo tiempo para que infinidad de personas lo visitaran y le ofrecieran sus mejores deseos.

Se fue este 25 luego de clarear el sol, tras haber recibido al niño Jesús en su hogar y proclamar una vez más su amor por la vida. Va camino sin duda alguna a la paz del Señor.

El cortejo fúnebre partirá este miércoles 26 desde la que fuera su residencia en Zona Franca, hasta el cementerio nuevo de esta ciudad.

Elio Hurtado ha dejado de existir, el cielo ganó un excelente maestro de ceremonia y un hermano leal y sincero.

 

Loading...