Autor: José Cedeño | Magister en enseñanza de la educación física | Correo electrónico [email protected]

En la actualidad se vive mucho tiempo frente a un teléfono, una computadora o la televisión haciendo que el sistema muscular y cardiovascular no posea una adecuada actividad para un funcionamiento apropiado, creando trastornos que afectan el sistema metabólico del ser humano.

El  sedentarismo  además  de  afectar  físicamente  a  las  personas que lo practican, genera una baja autoestima que los torna incapaces de poder realizar cualquier actividad física, acarreando un componente psicológico que las hace reaccionar en forma agresiva manifestando que “los ejercicios físicos son para personas que se preocupan más por su apariencia, que por lo que verdaderamente son”.

Se  puede  observar cómo la población que se inclina hacia el sedentarismo, abandona  la  actividad  física  para  luego  padecer  enfermedades cardiovasculares y trastornos metabólicos difíciles de combatir, sin ni siquiera conocer que los padecen.

Según un experto estadounidense Michael Pratt, si el  sedentarismo se reduce en un 25%  se  evitarían  1,3  millones  de  muertes  en  el  mundo. Esta problemática fue tratada en el Simposio Vida Activa y Saludable de la Serie Científica Latinoamericana desarrollada en Buenos Aires (2014).

Los informes de la Organización Mundial de la Salud (2010), expresan claramente que uno de los flagelos modernos que está provocando una situación crítica en la vida de los habitantes de todo el planeta, es el sedentarismo. Al cual, básicamente se le puede definir como “una forma de vida con poco movimiento”.

Sedentarismo es el resultado de una serie de elementos que han ido conformando una cultura del “hombre quieto”, que tiende a arraigarse en la sociedad moderna, perjudicando la salud de los individuos, sin distinción de género, edad, situación geográfica, clase social, nivel educativo o cultural.

El sedentarismo a nivel mundial, según un estudio publicado en www.thelancet.com, comprende el 31,1% de la población del mundo que se encuentra en inactividad física, cabe acotar, que los porcentajes varían entre los países oscilando entre un 17% y un 43%.

 

 

Loading...