I

La espiritualidad no es algo de otro planeta.

Es la mitad nuestra que no se ve y que nadie nos puede quitar.

En ocasiones se encuentra tan profundamente escondida, que requerimos del apoyo de buscadores de tesoros.

De personas tan empapadas en los misterios de la fe, que nos orienten en su búsqueda.

Eso son precisamente los sacerdotes, guías en la senda al encuentro de nuestra verdadera esencia.

José David Narváez Montilla, va camino de serlo.

II

1.- ¿Cómo te llamas y de dónde vienes?

J.N.: Mi nombre es José David Narváez Montilla, vengo de Temblador, estado Monagas, y mis padres son de acá de Tucupita, estado Delta Amacuro.

2.- ¿Cuando comenzaron las inquietudes que te condujeron a este camino?

J.N.: La vocación cristiana comienza desde el bautismo, sabemos que estamos llamados a ser sacerdotes, profetas y reyes, pero, yo la fui descubriendo o fui aceptando este compromiso a partir de la confirmación, eso podría ser como a los 17 años más o menos, claro, a los 13 ya estaba en camino porque vengo de una familia católica apostólica romana, simplemente el compromiso cristiano como tal cristiano lo asumí a partir de los 17.

3.- ¿Como defines tu carisma?

J.N.: Soy una persona extrovertida, alegre y con esperanzas de un mundo mejor, sigo apostando porque las personas sonrían y le digan no al enfado y los pesares.

4.- ¿Que ideas te gustaría desarrollar cuando hagas vida sacerdotal?

J.N.: La preferencia por los pobres, por los más necesitados y pensar que siempre hay algo que se puede aprender de ellos, creo firmemente que existe un quinto Evangelio, el que se escribe en nuestra vida, el que Jesús imprime en nuestras vidas, y que Dios va trazando en medio de nuestro caminar, siento que allí está la idea que quiero desarrollar, y ni siquiera es una idea, más bien es una convicción que quiero desarrollar para que Dios haga vida en mi.

5.- ¿Que recomendación le darías a los jóvenes que piensan incorporarse a la vida religiosa?

J.N.: Les diría que se dejen llamar por el Señor y que sean simplemente auténticos, que sean ellos mismos y que no busquen copiar a nadie sino simplemente seguir a Cristo Jesús, como modelo y prioridad de nuestra vida.

6.- ¿Que mensaje les daría a los venezolanos en estos momentos de cuarentena social?

J.N.: Quizás suene algo a cliché, pero es importantísimo quedarse en casa y desde allí conocer el misterio que encierra nuestra familia, ir descubriendo los deseos, anhelos, sobre todo aquellos detalles que más le gustan a nuestra familia, papá, mamá, hermanos y si no tenemos algunos de ellos, simplemente tenemos a un amigo de residencia, universidad.

Es momento de conocernos y darnos a conocer tal y como somos, siendo transparentes, auténticos también, y sobre todo permanecer siempre fieles a la realidad de los valores familiares, amarse, respetarse, para que todo sea un convenio de alegría.

Loading...