Serafín Cabrera

“Algún día tendremos que trabajar por la victoria de esta muchacha”, le comentó un lejano día de 1978 él para aquel entonces Sub Secretario Juvenil de COPEI Serafín Cabrera al Gobernador Simplicio Hernández, padre de Lizetica.

“La Turca”, como se le conoce en política, estaba sentada junto a su padre en el muelle de Barrancas en compañía de varios miembros de la tolda verde mientras lamentaban la trágica muerte de los dirigentes copeyanos Domingo Montes y Mauro Márquez, hecho ocurrido días atrás cuando naufragó la embarcación en que recorrían los Caños.

Al preguntarle a Cabrera por aquella predicción manifestó no saber de dónde le salió, “fue sencillamente una ocurrencia” dijo.

Rememorando un poco se le ocurre a Cabrera que la idea pudo venirle de los días en que Lizetica los atendía en la casa del Dr. Simplicio en calle la Paz al lado de la Escuela Petión, “la Sra. Lizeta la enviaba a servirnos el agua o el cafecito a las reuniones de carácter político que teníamos, ella era muy diligente y gentil, como puede serlo una niña de corta edad y se ganó el afecto de todos”.

38 años después Cabrera piensa no haberse equivocado, “es verdad que la predicción se cumplió, sin embargo eso no es lo más importante, lo cierto es que ha sido una buena Gobernadora, empeñosa y tenaz, a la que únicamente le pediría que nos escuchara un poco, a veces me cuesta comprender sus decisiones”.

Las vidas políticas de Lizetica y Serafín han discurrido por senderos distintos, aunque bastante cerca la una de la otra, la actual Gobernadora tiene unos 10 años en política activa, alcanzando la Gobernación del estado en tiempo record, y Serafín nunca ha dejado de ser protagonista, “actualmente presido una línea de transporte y estoy a la espera de la entrega de los vehículos estacionados en el aeropuerto, seré el primero en protestar si observo alguna injusticia en su adjudicación, esos vehículos son para los transportistas públicos, no para particulares”.

Lizetica sonríe siempre que ve a Serafín, y Serafín le devuelve el gesto con el mejor de los deseos, “por mucho que invente en política hay algo que no debe olvidar, dentro de la Constitución todo, fuera de la Constitución nada, un abrazo Lizeta”.

 

 

 

 

 

Loading...
Compartir