Parte de las personas involucradas en el conflicto / Tanetanae.com.

Una diferencia familiar puede terminar en una tragedia, ha advertido Rosaura Silva, presunta víctima de un grupo de personas que la agredió con palos y armas blancas, al punto de causar una lesión. Este ataque habría ocurrido a mediados de mayo.

La pugna familiar es por un sembradío en el sector Los Pinos en Tucupita, que ambas familias comparten en una sola área de producción, tras un acuerdo.

Algunos meses atrás, varios robos de plátanos, yucas y otras cosechas fueron reportados; una de las familias con siembra en plena producción,  ha señalado  a un hijo de la agredida Rosaura Silva, como el presunto responsable de los hurtos.

Rosaura Silva asegura que su hijo no es responsable de los robos porque cuenta con su propia producción y no tiene necesidad de robar, “él ha sido víctima de robos, nosotros también hemos sido robados, no sabemos quiénes roban”, explicó Rosaura Silva en su idioma warao.

Este problema fue aumentando en intensidad y agresividad desde abril de 2020. La familia Herrera que es propietaria de una parte de la siembra no solo ha agredido, sino también han amenazado de muerte a la familia de Rosaura Silva, denunció la vulnerada.

“Solo quiero advertir que si algún día nos encuentran muertos en nuestra propia casa, sepan que fueron ellos”, dijo Silva al portal de noticias,  Tanetanae.com

Responsabiliza a la pareja Alfredo Córdoba y Lidia Herrera, sus hijos: Isora Herrera, Eduardo Herrera, Rogelio Herrera, Jesús Rojas; con residencia en La Playita de Guara, territorio del estado Monagas.

Una falsa acusación que culminó con un joven detenido

A inicios de febrero, Domingo Sosa (20) fue detenido luego de ser señalado como el autor de una presunta violación en La Playita de Guara, estado Monagas. El joven fue traslado por funcionarios del Cicpc, delegación Temblador hasta un calabozo.

Según el relato de Aracelys Sosa, madre del ahora detenido, su hijo no ejecutó la supuesta violación. Atribuye la acusación como un ataque de la familia Herrera para hacer sufrir a la Familia Sosa, vinculado con la Familia Silva que ahora pugna con los Herrera.

Aracelys Sosa explicó que su hijo está radicado lejos de su familia desde niño, dedicado enteramente a labores de campo en una finca lejana. El día en que supuestamente ocurrió la violación, estuvo en una gallera acompañado por varios conocidos y amigos: en ningún momento estuvo solo.

Aracelys Sosa ruega a las autoridades que investiguen a profundidad para que se percaten que no ocurrió tal acto lascivo.

También ha pedido ayuda a las autoridades del ministerio indígena y al Instituto Regional de Atención al Indígena del estado Delta Amacuro (Irida) para que los asesoren y ayuden con la asistencia legal.

Loading...
Compartir