Con los mismos síntomas patológicos, dos indígenas de la parroquia, Padre Barral, del municipio Antonio Díaz, en Delta Amacuro, habrían perdido la vida durante el fin de semana pasado,  informó el ciudadano Geremías Robles quien le hace seguimiento a la situación sanitaria en el sector.

Dos infantes fallecidos es la cifra que se suma a los ya existentes, los mismos habrían padecido de un cuadro diarreico, febril y ulceraciones bucales.

Los pequeños pertenecientes a la comunidad Osidu, perecieron luego de varios días en agonía sin que algún médico haya confirmado las causas reales de su muerte.

De acuerdo con lo informado por el señor Robles, todos los niños que fallecen en la comunidad de Osidu, mueren con los mismos síntomas antes mencionados, razón por la cual insta de manera enfática, la presencia de las autoridades de salud de Delta Amacuro en el asentamiento indígena.

Las carencias en el sector salud en esa parroquia pueden medirse con la ausencia de una ambulancia fluvial y el déficit de personal médico en el hospital, Hermana Isabel López  de San Francisco de Guayo.,

Hasta el pasado domingo, el centro hospitalario contó con algunos profesionales de la medicina, ya que  inicios de la semana, los mismos abandonaron la comunidad tras haber cumplido con el requerimiento académico denominado “la rural”.

Varios análisis médicos muy coartados por el sector oficial, han surgido de la comunidad Osidu, ya que  en reiteradas ocasiones, médicos pasantes de la Universidad Central de Venezuela, han llevado a cabo estudios científicos en estas localidades, arrojando como resultado alarmantes cifras de mortalidad infantil por diferentes enfermedades, de las cuales, la que más prevalece en los trabajos de investigación, es el VIH.

Las afirmaciones de los galenos que han hecho experiencia en San Francisco de Guayo, han sido  duramente cuestionadas por los gobiernos regionales, pues consideran que se trata de una exageración al hacer público algunos datos concretos.

 

 

 

Loading...
Compartir