Por: Bernardo Corvaia | Economista y Abogado. Prof. de LUZ

Para responder a esa pregunta se necesitan algunos datos, donde lo publicado por Eugenio Martínez dice que se aumenta a 277 los diputados a elegir, de los cuales 48 son por lista nacional y agrega que el 51% de los restantes son nominales y 49 en listas cerradas por estado. No aclara si ese 49 es también 49%, pero asumo que así es.
Bueno, de 277 le quitamos 48 que van en lista nacional, quedan 229, de los cuales el 51% serán nominales, es decir, 117 diputados nominales y el resto o sea 112 serán por lista cerrada por estados. En total habrá 112 + 48 = 160 elegidos en listas. De entrada el PSUV tendrá el 58% de los diputados seguros (más adelante explico porqué).
Ahora van a disputarse con un montón de partiditos los otros 117 diputados; de modo que estos traidores de la tal mesita que andan buscando un carguito en el congreso, tendrán que unirse todos en un gran chiripero para llegar a sacar 57 diputados de esos 117, y eso si buena parte de la oposición sale a votar por ellos y el PSUV obtendría los otros 60 que sumados a los 160 que tienen casi seguro por listas tendrían 220 de los 277, o sean 79% del congreso; lo que les permitiría a ellos, con esa mayoría calificada, hacer lo que les diera la gana.
Explicación de porqué ellos tienen seguros los 160 diputados por lista:
Esto me lleva a recordar cuando las últimas elecciones de gobernadores que la oposición contaba con sacar por lo menos 18 gobernadores, porque las encuestas decían que ellos podían tener mas del 70% de los votos y yo publiqué un estudio que hice de la distribución de frecuencias de los votantes de las últimas elecciones y les dije a mis amigos de la facultad de economía que yo creía que a menos que la oposición dejara Caracas y se fuera a trabajar los estados más pequeños, no sacarían sino entre 4 y 5 gobernadores. Un gran amigo que fué director de la Escuela de Administración, Bingen de Arbeloa (qepd) me llamó asombrado y me pidió que fuera a explicarles eso que parecía una barbaridad. Así conocí a varios adecos invitados por él que tampoco creían eso. La cosa era relativamente sencilla si lo enfocáramos desde el punto de vista de las distribuciones de frecuencias del electorado de la oposición que tenía (y tiene todavía) una curva que se parece muchísimo a una Poison, mientras el gobierno tenía (y en buena medida tiene todavía) una distribución más uniforme, por la gran cantidad de empleados públicos que tiene, guardias, policías, milicia, becados, subsidiados, beneficiados con casas, bolsas clap, bonificados en todos los barrios, muy bien controlados con una extraordinaria organización partidista que nadie puede negar.
Cuando se montaba la curva Poison sobre la más uniformemente distribuida del gobierno, las mismas se cortaban entre 4 y 5 estados. Como hubiera querido equivocarme! pero no fue así.
Ahora pasa algo parecido: el gobierno sigue con su población votante bastante bien uniformemente distribuída, lo que le garantiza el triunfo en los estados más pequeños del interior y la oposición sigue concentrada en los estados mas poblados.
A todo eso agréguele la diáspora, el poco arrastre que tienen esos «opositores», lo desprestigiados que están, la poca organización que tienen y la casi nula maquinaria electoral que tienen para enfrentar una muy bien aceitada del PSUV; ¿Qué van a ganar? NADA.
Si usted todavía tiene duda de eso y de la perversión del voto lista, permítame recordarle las cifras de la elección parlamentaria de 2015:
Población: 30.825.000; inscritos en registro eléctoral: 19.504.000; votantes: 14.385.000 y votos válidos 13.747.450. De eso la MUD con 24 partidos sacó 7.728.000 obtuvo 112 diputados ( 67% mayoría calificada) con solo el 58,21% de los votos favorables.
El Polo Patriótico obtuvo, con 18 partidos unidos, 5.625.248 votos y obtuvo solo 55 escaños, que es solo el 33% de la asamblea, habiendo obtenido el 40,92% de los votos favorables; eso debido a los tales voto lista.
Los otros 24 partidos solo sacaron 394.064 votos con lo que obtuvieron 2 diputados.
Permítanme decirles que entre esos 24 partidos había algunos como el MAS, URD, BANDERA ROJA, OPINA, MAREA SOCIALISTA Y OTROS a quienes no les tocó ningún diputado.
Nótese que en esa oportunidad se eligieron 113 diputados nominales, 3 representantes indígenas y solo 51 diputados por lista, ahora la primera trampa del nuevo CNE es subirlos a 160, para asegurarle al PSUV, de entrada, un buen % de la AN.
Nótese tanbién que en esa oportunidad, de los 55 escaños del Polo Patriótico, 52 eran del PSUV, 2 del Partido Comunista y 1 de Vanguardia Bicentenaria; otros que estaban allí como PPT, TUPAMARO, REDES, MEP, PIEDRA, ORA, no obtuvieron ningún diputado; de modo que ahora ocurrirá lo mismo, no importa cuántas chiripas metan en la alianza, el PSUV tendrá la inmensa mayoría, para no tener que depender de los votos de nadie.
Espero que haya quedado claro en qué consiste esta primera trampa electoral que ya montó el espurio CNE a solo días de su instalación.
Por eso el gobierno está tan diligente en desactivar partidos, inhabilitar dirigentes, montar este CNE y prometerle cargos a todos esos traidores de la oposición que quieren ser diputados; para lo cual hay que aumentar el número de diputados en la asamblea; y aumentar los voto lista de modo de que aunque reparta muchas diputaciones, ellos siempre podrán tener la mayoría calificada en la asamblea.

Loading...