“El 15 de agosto del presente año, por mandato de la masa trabajadora, hicimos de la opinión pública, en la prensa escrita de circulación regional, edición de ese día, el incumplimiento de pago del salario precisamente el miércoles 14, cerrada la tercera semana (semana 33) en mora.

Esto motivó que el administrador municipal de la alcaldía capital, tratara de desmentir la información y manifestara, a través del portal digital Tane tanae, estar al día con los pagos salariales; que tan lejos de la realidad esta afirmación, ya que es público, notorio y comunicacional, que la institución no es puntual en el pago de las semanas.

Peor  todavía, a estas alturas, la administración municipal responsabiliza al gobierno nacional de no enviar las asignaciones puntualmente; este servidor, pudo comprobar en viaje a Caracas la semana pasada, que esta afirmación es falsa de toda falsedad.

Extendiendo la mentira, la administración de la alcaldía mandó a los medios de comunicación deltanos un cuadro explicativo, donde se evidencia el pago de dos (2) semanas, quedando sin cancelar la tercera (33).

Por motivo de espacio en el periódico impreso, no se detalló bien que el salario devengado por los obreros es de Bs. 10.000 semanales, donde estos trabajadores pagan en transporte (pasaje) más de Bs. 5.000, y por el servicio funerarios casi Bs. 3.000, aumentando este ultimo cada 3 tres meses, a pesar de que la cláusula 32 de la convención colectiva reza: la alcaldía se compromete a dar el ataúd, la fosa y contribuir para los gastos novenarios, sin descontarle nada a los obreros. Los trabajadores no tenemos conocimiento de quien firma este contrato funerario con esta “empresa”, que tiene todas las características de ser una empresa de maletín.

Hemos planteado soluciones en esta materia, como es que nosotros mismos fabriquemos las urnas, por medio de métodos más revolucionarios y acordes con el proceso que encarnamos, en tiempos de instauración de un verdadero socialismo, a través de la cogestión, sin ser escuchados.

Después de este aniquilamiento multifactorial, dando la espalda a los sueños de cambio y redención del Comandante Chávez, se persigue, se acosa y se despide al trabajador por cualquier cosa, con procedimientos violatorios de la legislación laboral vigente, donde pareciera conocerse única y exclusivamente el articulo 79 sobre “ los despidos justificados”, y desconocer los artículos 92 y 77, que afirman que no tiene valor jurídico, si no les cancelan las prestaciones sociales (art. 92), considerándolo nulo, con el agravante de que a los trabajadores que hemos logrado reenganchar mediante el ministerio del Trabajo, no se les pagan sus salario caídos.

Pudiera amanecer enumerando incumplimientos por parte de administración de la alcaldía del municipio Tucupita, pero por ahora lo dejamos hasta aquí, deseando no tener que decir lo que dijo el hombre más grande de este continente “he arado en el mar y he sembrado en el viento”.

Loading...