“Songo” Trillo: En esta elección se cayeron los ídolos con pies de barro

“Songo” Trillo es un personaje de la política. Irreverente siempre, combativo en todo momento, perennemente irreductible.

Su reloj biológico marcha al ritmo de la arena publica, en tiempo de elecciones se acelera, en tiempo de paz se ralentiza.

Es como los cruzados, guerreros cristianos cuya única ocupación era templar durante meses la espada, en espera del llamado clamoroso a una nueva guerra. Mientras tanto, nuestro revoltoso “Songo” aparte de afilar la lanza, se entrega en cuerpo y alma a las luchas sindicales. Es un alma indócil e intranquila.

Como es natural, en las pasadas elecciones se activó multiplicándose en las calles, en los medios, en los cenáculos políticos, hincándose en la yugular de alguien que un quinquenio atrás quiso arrebatarle la que en aquel entonces era su divisa.  

Así como otrora, combatiéndolo con la misma pasión y denuedo contribuyó a vencerlo, y acto seguido se fue a tomar un café en la bodega de Francisca, y a dejar la hoja de acero como un espejo, hasta una próxima ocasión.

1.- ¿Qué opinión te merecen los resultados de las elecciones del 6D, esos resultados ratificaron tu opinión o fueron en contra de lo que manifestabas?

ST: Estábamos conscientes de la realidad pues, un sector de la oposición llamó a participar a su gente, mientras que la otra parte, lo que llaman el grupo G4 llamó a no participar, entonces el gobierno con una plataforma, una organización y una estructura partidista, tenía las elecciones aseguradas. Cuando el presidente de la Republica estimulando el voto, hace de estas elecciones parlamentarias un plebiscito diciendo que si perdía se iría, es con toda la certeza y con números en la mano, que estaba ganando por esa oposición fraccionada y dividida.

Entonces, él lo que buscaba realmente era estimular la participación; el 30% de participación en unas parlamentarias no es malo como se quiere hacer ver en el mundo, en el exterior. La participación en las parlamentarias nunca ha superado, exceptuando únicamente la del 2015, la mitad; entonces, la no participación promovida por el grupo del G4, situada en el orden del 11/12%; los venezolanos que se han ido del país; el desestimulo al voto o el hecho de no considerarlo como una opción válida; y las dificultades de la oposición que participó, de enamorar a su militancia; explican el índice de participación.

2.- ¿Se definió la candidatura del GPP, a la gobernación?

ST: Quiero aprovechar la ocasión para hablarte sobre algunos mitos que se habían creado en el Delta, debo confesarte que cuando se construye un liderazgo a base de triquiñuelas, de algo groseramente inadecuado, donde se daba una demostración de bonanza en un momento coyuntural, crítico para el país, y luego no se tiene o desaparece, entonces ese perfil o esa figura de barro se tiene que caer.

No nos extraña en lo absoluto su caída, porque estábamos conscientes, que por lo menos esa figura en el ámbito de la circunscripción no tenía ningún chance y estábamos claros que el gobierno y sus candidatos estaban triplicando, entonces ese panorama no nos extraña, era el preámbulo de una muerte anunciada, el desplome de los supuestos liderazgos tenía que ocurrir.

3.- ¿Pensaste que podía haber una desproporción tan grande en los resultados?

ST: Teníamos fe y deseábamos que la asamblea nacional fuera más plural, que todas la organizaciones políticas tuviera una representación dentro de ella que conllevara a un dialogo permanente y a un debate político en función del país, ante este panorama creo que el gobierno está obligado a trabajar con esa bancada de la oposición sin tratar de arroyarla, si no buscando el apoyo para procurar las soluciones y salidas más favorables.

Hay unos signos que se vienen manifestando, en la proclamación de todos los candidatos cuando va Bernabé Gutiérrez, al recibir sus credenciales toda la bancada del gobierno, del oficialismo lo aplaudió, estos son signos que se vienen observando, porque hay una necesidad tanto del gobierno como de nosotros, el pueblo, que es tener mayor poder adquisitivo y mejorar la economía del país.

Compartir contenido