Sr. Antonio Pereira: no se puede decidir sobre economía, sin consultar al sector privado

El Sr. Antonio Pereira persevera en su rol de timonel empresarial y visionario del legítimo comercio.

Cada idea que sugiere, cada opinión que expresa, lleva implícito el mensaje de volcarse hacia el sector privado para impulsar la economía.

En un país como Venezuela, donde el discurso público dio hace mucho un viraje de 180º, pareciera que opinar de esa forma se trata de un sacrilegio.

Sin embargo, para su beneplácito, el tiempo parece estar dándole la razón, y cada vez son más los ciudadanos que exigen que se deje tranquila la economía y más bien se la apoye, para salir de la parálisis y el entumecimiento que aqueja al sector productivo de la nación.

En pocas palabras, muchos de los que antes exigían que se la amarrara y se la redujera a su mínima expresión a través del control público, ahora piden que se la suelte y se la libere.

Consciente de esa voltereta, cual héroe moderno, el Sr. Antonio entra en acción, y esgrime nuevos y valederos argumentos.

1.- Pareciera que luego de una prédica tan agresiva contra el ámbito empresarial, no hay forma de darle la vuelta, ¿siempre fue así, siempre se fustigó el sector privado?

A.P.: Al contrario, voy a ponerte un ejemplo que es bastante conocido, el apoyo a la empresa privada fue notorio y significativo en Europa, donde empezaron a conformarse cooperativas para fomentar el desarrollo económico y generar una riqueza generalizada, esto se dio en el continente viejo arropado y auspiciado por una cultura milenaria, que hizo síntesis de infinitas etapas y modelos de organización social escogiendo lo mejor, y la experiencia fue tan buena y positiva, que se propagó rápidamente al resto de los países.

2.- ¿Qué tanta consideración se le brinda al sector privado en otros países, cuanto se le consulta e involucra en los centros decisorios?

A.P.: En los países desarrollados se conforman comités mixtos entre los ámbitos gubernamental, empresarial y sindical, para la toma de decisiones. Se realizan estudios que determinan que tan viables son las decisiones que se puedan tomar y que tanto benefician a los tres sectores en conjunto.

En cualquier lugar del mundo las empresas privadas son las más puntuales y las que mejor pagan, además de alimentar con sus ganancias la economía; en consecuencia, el criterio del sector privado es altamente valorado y no se concebiría una decisión que afecte al colectivo sin que se le consulte.

3.- ¿Qué debe hacer el estado para estimular el crecimiento económico?

A.P.: Siento que el estado debe abandonar algo de la producción y de bienes de servicios, y dedicarse a la administración como Dios manda de las riquezas que tenemos, permitiendo que fluya la diversidad de iniciativas para crear competencia; solo así, tendremos alternativas de escogencia y la posibilidad de rivalizar en buena lid a través de la oferta y la demanda, abaratando los precios.

4.- ¿Por dónde debe comenzar el estado su apoyo al sector privado?

A.P.: El estado debe incentivar todas las industrias y el comercio para crear más ingresos con los impuestos, y no minimizarlo a través de presiones impositivas indebidas, expropiaciones y controles de precios, donde no tengamos alternativas y poco a poco se vaya volviendo monopolizada la economía.

Por fortuna, la historia nos enseña, basta con mirar 30 años atrás para darnos cuenta de que el capitalismo de estado en los países comunistas, resultó ser la peor receta económica posible y un camino directo a la pobreza de los pueblos.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta