Una persona que bajo engaño acostumbra a robar a pensionados fue puesto nuevamente en libertad.

En esta oportunidad, quitó a una señora unos 400.000 bolívares a la salida de Banesco Tucupita, argumentando que con esa cantidad le vendería un combo, luego se esfumó con el dinero.

Familiares de la víctima lo ubicaron cuando pretendía repetir la operación con otros adultos mayores y tras propinarle una paliza lo entregaron a la PNB.

Lamentablemente la señora no acudió a formalizar la denuncia y el órgano policial se vio en la obligación de permitirle irse. Al no formularse cargo alguno, se hizo imposible encausarlo.

Al no retenérsele nos vimos obligados a omitir su nombre, sin embargo, funcionarios de otro cuerpo policial, nos indicaron que es la misma persona que en reiteradas ocasiones ha sido detenida por cometer delitos similares.

Al parecer, siempre con engaño, ofrece sobre todo a las personas mayores, principalmente waraos –aprovechando su vulnerabilidad-, combos, cargos, ayudas, créditos, etc., y luego de conducirlos a las instituciones y timar el dinero, desparece misteriosamente.

Cuando se le detiene, dice siempre lo mismo: “tengo tres hijos y es la primera vez que lo hago, porque no tengo comida en casa”.

Extraoficialmente, se pudo conocer que vive en el sector Paloma y ronda los 40 años. Así que mosca con nuestros padres y abuelos, la conseja es acompañarlos siempre que podamos a las entidades bancarias.

En casos como este es cuando cabe apelar al refranero popular, “perro huevero ni que le quemen la trompa”.

Loading...