Un auto está estacionado en la calle Petión de Tucupita. Imagen ilustrativa / Tanetanae.com.

Los taxistas que laboran clandestinamente en  Tucupita durante el confinamiento, han dolarizado sus rutas. Así, una “carrera” desde Paloma a Volcán, la han cobrado en 10 dólares, o al cambio del día, revelaron varios usuarios y que verificó Tanetanae.com  entre algunos de estos transportistas.

Ambas partes exponen  sus razones para rechazar esta oferta, así como la de justificarla.

Un usuario del sector de Paloma aseguró que varios taxistas han asumido- de acuerdo a su parecer-el confinamiento para lograr una dolarización, que ahora justifican con la falta de combustible, así como la suspensión del transporte público y privado.

El confinamiento por Covid-19 obligó al gobierno regional suspender el transporte público y privado, aunque un grupo de taxista se ha organizado clandestinamente para prestar sus servicios, comprando combustible ilegal y cobrando las “carreras” en dólares. «También comemos», dijo uno de ellos.

Los usuarios que viven en lugares lejanos como el sector de Volcán, al  sur de Tucupita,  ahora no pueden tomar un taxi clandestino, como ya lo hacían desde que entraron en vigencia las medidas antiCovid-19, porque ahora esta prestancia se cobra  a 10 dólares o al cambio del día.

Varios taxistas abordados por Tanetanae.com, admitieron haber dolarizado sus servicios debido al alto coste de la vida, lo ilegal de su prestancia durante el confinamiento y los grandes desembolsos que debieren pagar al momento de reponer una pieza averiada.

Una gran cantidad de personas no está en condiciones de saldar 10 dólares en una de las entidades  donde la mayoría cobra un sueldo de 3 dólares mensuales a través de organismos oficiales. En medio de su realidad, han tenido que caminar hasta el centro de la localidad en busca de comida y medicinas.

“Son 10 dólares o al cambio, hasta Volcán”, dijo uno de los taxistas a un usuario que apenas tenía en su bolsillo 500 mil Bs, dispuestos a pagarlos por esa carrera.

“Va preso tanto el taxista que cobre una alta cantidad, como el que se monte en ese taxi, porque ambas cosas están prohibidas, ha dicho Lizeta Hernández, gobernadora de Delta Amacuro, respecto a este tipo de situaciones ya reportadas públicamente.

Por un lado, los taxistas también intentan sobrevivir al confinamiento, solo que a un precio que otro sector de la sociedad que también padece de carencias, no puede saldar.

Loading...
Compartir