Imagen referencial/archivo web

El señor José Gregorio Hernández Rosas, abordó un transporte de la modalidad taxi, desde la calle Petión hasta Ezequiel Zamora: la sorpresa para el usuario se aproximaba.

Una vez en la urbanización  Ezequiel Zamora del municipio Tucupita, el valor por la carrera se elevó a 500 Bs.

El importe fue considerado por el señor Hernández como una grosería, al revelar que se negó a pagar tal cantidad; situación que molestó al conductor.

Esta acción originó una eventualidad tensa entre los disputantes que por poco terminó  a los golpes.

Actualmente, a pesar de que la Cámara Municipal de Tucupita tiene estimado la carrera mínima en 150 Bs, los deltanos pagan un máximo de 200 Bs impuestos por los profesionales del volante.

Para el caso del ciudadano que denunció lo que catalogó como abuso, la tarifa se tiene estimada en 350 Bs, sin embargo,  el propietario del vehículo obvió la propuesta.

En la capital deltana, mayoritariamente coinciden en que la Cámara Municipal se  trata de un ente inexistente por cuanto en tan sólo una semana, diferentes líneas de autobuses también aplicaron un incremento.

 

 

Loading...
Compartir