Los estudiantes en calidad de internos de la Escuela Granja Santa Catalina, del municipio Casacoima en Delta Amacuro, se vieron en la obligación de regresar a sus casas por la carencia de comida en el recinto que los albergaba.

Más de 40 jóvenes de diferentes comunidades campesinas e indígenas, volvieron a sus hogares  una vez culminado el mes de diciembre pasado, confirmó este jueves el director de esa institución, Miguel Santos.

La residencia estudiantil sufrió los embates de la crisis económica venezolana durante todo el año 2014, pero fue hasta este 2016, cuando  los coordinadores de la escuela decidieron, por la coyuntura, cancelar la estadía de los cursantes.

Tras 26 años de servicio a familias de pocos ingresos económicos, la situación crítica que vive Venezuela llevó al cierre de una de las residencias estudiantiles de mayor renombre, coordinada por Hermanos de la congregación Marista de Venezuela.

Actualmente, sólo asisten a clases los estudiantes que residen en la zona, sin embargo, no escapan de otra traba según explica Miguel Santos: al instituto le habrían asignado docentes foráneos que, según Santos, no son regulares en las aulas de clases.

Sobre este tema, el director de la Escuela Granja Santa Catalina, reveló que los responsables de la Zona Educativa en el Delta, hasta ahora no han tomado alguna iniciativa para resolver lo expuesto.

 

 

Loading...
Compartir