Tintorería La Pelusa, hereda una vieja tradición universal, dejar la ropa como nueva.

De hecho, la premisa de una tintorería, es dejar la prenda cual replica de cuando se compró.

En sus talleres, aunque parezca un sin sentido, se limpia la ropa, antes, durante y después del lavado.

La Pelusa es una sobreviviente, a pesar de la crisis, se empeña en continuar prestando el mejor servicio.

La fundo un italiano, Cesar Di Girólamo (+), que hizo un punto de honor mantenerla. Luego pasó a segundas manos que la preservan intacta.

Como decimos en criollo, cuando quieras lucir como “muñequito de torta”, La Pelusa te espera.

Ubícala en su dirección de hace cuarenta años, en el Hotel Tasca Residencial, al final de calle Pativilca, y disfruta sus servicios.

Si pruebas una vez, te gustará la ropa plana y con filo de la tintorería para siempre.

Loading...