Son las seis de la tarde y  muchas  personas que mantienen la esperanza de poder llegar a casa temprano tras un fuerte día de trabajo, permanecen en las paradas de transporte público mientras aguardan por la única flota de vehículos operativos: los de Transdelta.

La carencia de transporte  se visibiliza más en Tucupita, conforme  se va agravando la coyuntura económica del país; solamente en el miniterminal de la capital deltana,  más de 30 autobuses han cesado los trabajos de ruta por la falta de repuestos.

Actualmente, por tratarse de vehículos relativamente nuevos, los de Transdelta se mantienen prestando el servicio, aunque a medias.

Pasadas las 6 y 30 minutos de la tarde, el servicio de Transdelta cancela su operatividad y las unidades autobuseras son resguardadas; el cambio repentino en el horario de la referida empresa pública,  ha  causado confusión entre los usuarios que salen de sus labores a las 7 pm.

El hasta ahora presidente de la empresa Transdelta, Feddy Rodulfo, aseguró días previos a la inauguración de las rutas en Tucupita, que el horario comprendía, desde las 6 de la mañana hasta las 8 de la noche,  sin embargo, el año 2016 inició con el incumplimiento de las normativas ya conocidas.

Otro sector poblacional afectado por el repentino cambio, es el universitario; para el caso de la Universidad Territrorial deltaica, Francisco Tamayo, casa de estudios cuyo tráfico de estudiantes en la parada de ese sector inicia desde a las 6 de la mañana y termina a las 10 pm, Transdelta ya no representa una alternativa de movilización.

Hasta ahora, representantes del organismo no han dado parte de lo que aparentemente pueda tratarse de un nuevo horario, mientras tanto, cientos de deltanos que no cuentan con  autos particulares, deberán reorganizar su tareas para salir más temprano.

 

Loading...
Compartir