Todo dependerá del Biopago

El Biopago ha sido la manzana de la discordia en las estaciones de servicio de Tucupita. Desde el pasado martes su sistema ha  estado fallando, lo que ha demorado la espera para ser surtido de combustible.

Lo que sería un día de actividad normal en  las gasolineras este jueves, se convirtió en colas de autos, cuyos dueños tuvieron que aguardar por varias horas. Hubo personas que aún esperaban desde el pasado martes.

Hubo reclamos, hasta que finalmente decidieron solventar con lo que los usuarios han dicho se llama «libro de venta». El sistema Biopago lleva el control del combustible entre los dueños de autos a surtir, es por eso que los administradores de las bombas se negaban a llevar a cabo una nueva alternativa.

El viernes todo dependerá del Biopago. De funcionar bien, las colas de pronto demoren un poco más. No obstante, han prometido usar el «libro de venta» como una alternativa a las trabas que superan los tres días.

 

Compartir contenido