La presencia de un niño de 8 años de edad en un vehículo estacionado en una de las calles de la urbanización Ezequiel Zamora, en horas de la noche del pasado miércoles, causó una intensa zozobra en la zona.

A través del grupo de WhatsApp de los vecinos, se corrió la voz y en cuestión de minutos, eran numerosas las personas que se dirigían al lugar.

Confundiéndolo con un presunto ladronzuelo, pretendían golpearlo, para luego entregarlo a las autoridades.

Felizmente no ocurrió, tratándose de uno de los hijos de una pareja residente en el sector, a los cuales les fue llevado el niño.

El asunto no pasó a mayores, y la calma volvió rápidamente al complejo habitacional, dejando una nueva anécdota que contar antes de dar paso a un sueño reparador.

Loading...