Tres robos insólitos en la historia de Tucupita que te sorprenderán

Con el recrudecimiento de los asaltos armados y los robos que se han registrado en la capital del estado Delta Amacuro en las últimas semanas,  el profesor Juan José Jaramillo, cronista no oficial de la entidad,  relató tres casos diferentes de hurtos y asaltos que impactaron a Tucupita.

Se escondieron en el cine para ingresar a un comercio

Ocurrió en la década de los años 1960, cuando el cine Orinoco aún funcionaba. En esa época, justo al lado del cine estaba un comercio  de nombre “Almacén Jacqueline”, muy conocido por los deltanos.

Transcurrió que una noche tres jóvenes se escondieron dentro del cine cuando culminó la proyección de ese día. Ellos tenían la intensión de ingresar al comercio que estaba justo al lado del cine, donde vendían prendas de vestir y quincallería.

Tras violentar una ventana, entraron al almacén y cargaron con algunas joyas de oro y prendas de vestir. Esa acción conmocionó a toda Tucupita, porque para esa época no era común que se registrara ese tipo de delitos.

La fiesta no demoró mucho, ya que los organismos de seguridad dieron con los implicados y recuperaron todo lo que habían hurtado.

Robaron lo más caro de una licorería y dejaron una nota de agradecimiento

En diciembre del año 1964 se registró otro robo que sorprendió a toda Tucupita. Un almacenamiento de cervezas y licores fueron el blanco perfecto para un grupo de personas desconocidas, que solo buscaba whisky.

El almacén estaba en la calle Petión de Tucupita y pertenecía al señor Ramón Mata, quien con parte de su familia, eran los distribuidores oficiales de la cerveza Polar en el pueblo.

Los involucrados ingresaron al almacén y solamente se robaron 20 botellas de whisky, mientras que los otros tipos de bebidas alcohólicas quedaron allí.

Por si fuera poco, los desconocidos dejaron una nota en el local donde agradecían a los propietarios: “Gracias por el obsequio para celebrar las navidades y el año nuevo”.

Disfrazados de comercializadores de baterías Duncan

Este caso fue más reciente y data del año 2014, cuando la escasez de baterías y repuestos había recrudecido en Tucupita.

Para esos días, algunos conductores se enteraron  de que un comercio iba a expender baterías. Varias personas madrugaron  a las fueras del establecimiento para adquirir el producto.

Cuando se hicieron las 5:00 de la mañana aproximadamente, un vehículo se estacionó cerca de los usuarios, se bajaron dos hombres con bragas rojas que tenían en escrito en el dorsal la palabra “Duncan”. Ellos les dijeron a las personas que hicieran dos colas, una para los que tenían dinero en efectivo y la otra para los que tenían tarjeta de débito.

Una vez que dividieron a los usuarios, esas personas con bragas rojas sacaron unas armas largas y les dijeron que se trataba de un asalto. Y de manera calmada y respetuosa les quitaron el dinero a los clientes.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta