Trilogía satírica

Pompilio Monroy Perales

1: Lectores inteligentes, como todos ellos son, establecen la ilación de mis críticas satíricas dadas en otra ocasión: una, “Feliz Confesión”, otra, “Infeliz Confusión”, y “Juicio a Feliziano” -que terminó en frustración- ; las memoro en este día por ser una trilogía que provocó urticaria, piquiña o comezón, y enorme calen tazón en algunos enchufados de la tal  revolución. Sin embargo, pese a ello, por verdades contenidas, probada comprobación, ninguna mereció pizca de refutación.

2: La primera se refiere al goce impúdico de un miliciano sideral encargado de la humanidad salvar, sin temor a fracasar, construyendo un hombre nuevo cual Jesucristo estelar. Da cuenta del armamento que le dio La Jerarquía para controlar conciencias y el hábito conductual, imponiendo como sea la misión encomendada: convertir al hombre en nada. Exhibe felicidad desbordante como nunca fuera antes, y su buen vivir viviendo con zoocialismo jodiendo corresponde desde antaño con su nombre: Feliziano.

3: En la segunda empieza la incertidumbre del miliciano, su infeliz confusión que lo carcome, al descubrir que el hombre no es individuo de colonia penal, rebaño, o aprisco, sino persona dotada de pensamiento y voluntad, muy difícil de apriscar, aunque es poco lo que come. Su desasosiego lo lleva a pensar en pedir ayuda al recluta, tocayo de su mismo nombre. Carente de lumbre, espera ansioso que el kamarada lo alumbre para no quedar ocioso.

4: La tercera sátira cuenta cómo los verdugos del régimen intentaron enjuiciar a Feliziano en su cueva de análisis situacional, por sus mensajes subversivos publicados en Tana Tanae y Faceboock. Pero no contaron con la astucia de este nuevo chapulín colorado, un súper héroe sin súper poderes. Tenía aliados internos en la misma caverna, libres y de buenas costumbres, que lo grabaron todo; y sus compinches externos lo ayudaron para que  quedaran ciegos y sin vista, porque se fue la luz, se fue la luz, se fue la luz, y el juicio se frustró. El autor sonrió.

5: Seguidamente a esta trilogía vino “Crítica Masónica” -que no es sátira- , sino fundamento de todas mis críticas, como también lo es la concepción socialista,  tan ignorada por los voceros oficiales y oficiosos del gobierno en Delta Amacuro.

6: Luego publiqué “Entre Virus”, donde narro las  procedencias del amarillo y del rojo, sus intenciones, los métodos para combatirlos, su relación dialéctica. Aquí apliqué las dos clases de críticas, que coinciden en el sentido, propósito y razón de  “superar” lo personal, oficial y socialmente estatuido. Mis consecuentes lectores, avezados como son, guardando la compostura,  comprehenden la “travesura”.

7: Esta cita viene al pelo en la presente ocasión, porque tiene la razón:  “La sátira es el arma más eficaz contra el poder: el poder no respeta el humor, ni siquiera los gobernantes que se llaman democráticos, porque la risa libera al hombre de sus miedos”.  Darío Fo, Premio Nobel de Literatura 1.997.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta