Las imágenes, viralizadas a través de las redes sociales, dan cuenta de la deportación de 1607 venezolanos desde Trinidad y Tobago, de los que 127 arribaron a Tucupita, el resto de los deportados serían enviados a Sucre en otra embarcación.

Los connacionales habrían sido transbordados desde una unidad de la Guardia Costera trinitobaguense, en aguas fronterizas a un buque deltano.

Los últimos días, a raíz de la proliferación del Covid-19 en algunos lugares de Venezuela, han tomado la excusa para proceder a perseguirlos argumentando que es necesario evitar los contagios, en una nación que declara haber vencido el virus, como si los venezolanos fuesen agentes de proliferación.

Lamentable situación por cuanto se produce en uno de los peores momentos debido a los picos diarios alcanzados por el coronavirus en Venezuela y a la instauración de una severa cuarentena social en estados como Sucre, de donde provienen gran parte de los nativos que residen actualmente en la isla caribeña.

La situación marco ha sido favorablemente empleada por el gobierno de T&T, sin considerar los aportes que hacen miles de personas en trabajo y producción a la economía y calidad de vida de la vecina nación.

Una deleznable situación que no considera en lo absoluto la contribución que ofrecen los venezolanos a su progreso y crecimiento, y que seguirán dando.

 

Loading...