Por un error involuntario, el caso del parricidio suicidio deltano, cuyo fin llegó tras la muerte el pasado sábado 18 de enero en un hospital del estado Bolívar, del sexagenario Pedro Miguel Velásquez Palma, víctima de quemaduras al tratar de quitarse la vida tras segar en un confuso hecho la de su hija, pasará a la historia como un suceso acaecido en la ciudad de Mérida.

Así fue reseñado por el Cicpc, dándolo a conocer al país. Más allá de la anécdota, Palma sobrevivió 8 días a la muerte de Grehisly Grellysbet Velásquez Rodríguez de 24 años, para finalmente sucumbir.

Las quemaduras de segundo grado en parte de su cuerpo y su condición de adulto mayor, terminaron liberándolo de la carga de su conciencia.

La depresión por el abandono de su pareja y un oscuro incidente en horas de la madrugada, en su humilde morada de la comunidad campesina Las Mulas, se llevó consigo, una antes, otro después, a padre e hija, dejando viudo al cónyuge de Grehisly, Jehiel Castellano, también de 24 años, y huérfana una bebé de apenas 9 meses.

Los “presuntos demonios”, que turbaron según propia confesión la mente de Palma, aquella infausta madrugada del 11 de enero, no volverán a atormentarlo.

Que en paz descanse.

 

Loading...