En la esquina de calle Dalla Costa con calle Amacuro, cubriendo media acera, se encuentra un viejo planchón que cubre la cañería subterránea.

Hace meses que se encuentra en pésimas condiciones, al punto que de pisarlo, puede desplomarse.

A quien le suceda le espera una caída libre de un metro aproximadamente, que podría, dependiendo de la edad, acarrearle la muerte.

Esto ocurre en frente de la Inspectoría del Trabajo y en la calle de la Alcaldía del municipio Tucupita, con lo cual es imposible que pase inadvertido.

Incluso, en la noche cualquiera podría pisarlo por descuido llevándose el golpe de su vida.

A quien competa aplíquenle las 2R, revísenlo y repárenlo, y si es necesario aplíquenle una R más: restitúyanlo, a veces parece que estamos en la ciudad del olvido.

Loading...
Compartir