Este juego era muy popular en la Tucupita de ayer, era puesto en práctica por la muchachada en tiempo de invierno cuando los caños Tucupita y Manamo crecían llegando a cubrir las escalinatas del malecón.

El juego consistía en que uno de los jugadores, tomaba una piedra de cierto tamaño e invitaba a los que querían participar diciéndoles, “¿quién juega?”

-Conchojolo– los jugadores contestaban.

-Lo jolo yo– seguía diciendo.

-¿Quién saca la piedra del hoyo?– contestaba el grupo.

-La saco yo-.

El que tenía la piedra la lanzaba hacia la parte más honda, todo el grupo se lanzaba zambulléndose hasta lo más profundo a buscar la piedra, ganaba quien lograba encontrarla y sacarla primero. El que la sacaba, era el que iba a dirigir el juego. Y comenzaba nuevamente diciendo:

-Conchojolo-.

Este juego a veces se tornaba peligroso, ya que algunos jugadores se lanzaban a buscar la piedra antes de ser lanzada y a veces la piedra le caía en la cabeza a alguno, abriéndole una herida. Los compañeros de juego lo sacaban y lo llevaban al hospital que estaba ubicado en la misma calle  Manamo, frente al paseo.

 

 

 

 

Loading...