Plaza Bolívar de Tucupita

Por: Aquiles J. Amares P.

Tucupita, de resonancia perpetua y sonoridad dulce como la mujer amada. De origen transmutado por la interacción lingüística Warao-Jotarao. Tucubita que produce la sonrisa pícara en las iboma Warao. Se dice que tienes una connotación sensual; el “palo estaqueado en fango y que se mueve”, movimiento reciprocante de embolo en cilindro.

Quienes dudan de tu acta fundacional por criollos abuelos aventureros, no la busquen solamente en los siglos próximos pasados, búsquenla en las vivencias e historias de los originarios pobladores de más de siete milenios multiplicados por sus Juanico/Jocoy.

La discusión se renueva cíclicamente cada año. Te prefiero única con el respeto y cariño de quienes tenemos el privilegio de haber sido engendrados, amamantados, criados, formados y bautizados en las límpidas aguas del Caño Manamo multicolor surgido de la paleta del pintor primordial.

Existes eternamente en los corazones y mentes de quienes creemos que un futuro labrado de compromiso y creación, tejido y adornado con la fibra del moriche milenario de la sangre de nuestros ancestros. Tucupita existes y existirás aeternitas…

Barrio Deltaven, Tucupita, sábado 01 de agosto de 2016

 

 

Loading...