¿Quién dijo que no podemos? A partir de ahora los carnavales deben ser cada vez mejores.

Faltaron dos o tres detalles: baños públicos, luminarias en la parte baja del paseo y transporte casi toda la noche, por lo demás bastó con ver el avispero, mas concentración de energía y euforia juvenil imposible, por algo cerraron los desfiles.

Buenas las agrupaciones musicales, casi todas deltanas, destacable la seguridad, encomiable el civismo, extraordinarias las comparsas, disfraces, etc., fabulosa la animación, excelente la organización, hasta el clima y el tiempo fueron benignos, que mas pedir.

Estamos para grandes cosas, somos capital de estado y a esa condición debemos hacerle honor, los carnavales de Tucupita deben ser los del Delta y sur oriente de Monagas.

Nos hacía falta un baño de autoestima, comenzar a creer un poco más en nosotros mismos, con estas fiestas lo conseguimos, corresponde seguir adelante.

Ni un paso atrás.

Loading...
Compartir